Viernes, 03 Abril 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

Por E. Simón 
El gobierno progre de Cristina aplicará la medida desde el lunes. El viernes, el dólar oficial quedó en 8 pesos y el blue bajó a 11,80. Hubo reunión del equipo económico con Cristina La Muchacha Progre en Olivos. Especulación de productores, ineptitud del Gobierno y preocupación de los argentinos y argentinos que cada día tienen más problemas para sobrevivir.

El Gobierno decidió flexibilizar el cepo cambiario con el oficial a 8 pesos y permitirá, desde el lunes, que las personas puedar atesorar dólares, aunque a un precio 20% por arriba de la cotización oficial, por lo que quedaría a 9,60 pesos por dólar. Eso sí: siempre que la AFIP lo autorice. En el anuncio, el jefe de Gabinete Jorge Todo Terreno Capitanich y el ministro de Economía, Axel La Joven Guardia Kicillof, detallaron que la percepción del anticipo de Ganancias que conforma el “dólar tarjeta” bajará del 35% al 20%, el nivel que tuvo hasta principios de diciembre. Las medidas, tras la fuerte devaluación del 16% en la semana que terminó, apuntan a achicar la brecha con el dólar paralelo y el oficial. La brecha que no cede es la de la comida.

Cada día cuesta más come en Argentina. Los impuestos y la suba indiscriminada y diaria de los alimentos hacen que los ciudadanos tengan que trabajar más, encarecer sus oficios y productos, y hacer las mil yuna para llegar a fin de mes con una calidad de vida que da pena. La diferencia entre las cotizaciones se redujo así al 47%, contra el 75% que marcaba a principios de esta semana.

Después de la conferencia matutina en la Casa Rosada, Kicillof se cruzó a la AFIP, donde le informó la medida al titular del ente recaudador, Ricardo El Seco Echegaray. Sobre la decisión de bajar la percepción de ganancias, fuentes oficiales explicaron que se hizo para “evitar que se siga recurriendo al paralelo”. El anticipo de ganancias afecta a la compra de bienes y servicios en el exterior con tarjetas de crédito o débito, servicios en el exterior contratados en el país con agencias de viaje y turismo, compra de pasajes fuera del país y compra de moneda extranjera para gastos de turismo, recordaron Alejandra Sarni y Marcela Crespo, del área de Impuestos de BDO Argentina.

Los objetivos de esta nueva medida apuntan a las liquidaciones de dólares del campo. Según Joven Guardia Kicillof, hay más de US$ 4.000 millones en silobolsas mientras que “las cerealeras suspendieron sus créditos internacionales por unos US$ 2.500 millones”. Los granos estacionados podrían pasar a engrosar las reservas con la certeza de que el dólar encontró su equilibrio. Por eso el Gobierno busca cortar la especulación del campo. El análisis oficial corrió por cuenta de la ministra de Industria, Débora Giorgi, y su par de Agricultura, Carlos Casamiquela, que destacaron la importancia del oxígeno que generan a las exportaciones. La suba de tasas de interés sería para enfriar la economía.

Se supo que en los próximos días el Gobierno dará señales sobre la política fiscal y monetaria para intentar que la devaluación no se traslade a la puja distributiva. Todo Terreno Capitanich, Joven Guardia Kicillof, El Seco Echegaray y el titular del Central y Juan Carlos Pintado Fabrega cerraron el día con una reunión con Cristina La Muchacha Progre en Olivos para analizar los pasos a seguir. Mientras tanto, el mercado espera la letra chica y no se descarta que la demanda inicial empuje un poco más la devaluación. Según los dichos de el marxista Kicillof, el efecto no será inmediato: “Si no es este mes será el que viene”, dijo mientras recordaba sus días de docente.
La Presidenta dio un discurso al país en su primer acto en más de un mes de ausencia y hermetismo. Habló durante la tarde le miércoles 22. El programa que anunció es de incentivos estudiantiles que beneficiaría a un millón y medio de jóvenes. Un síntoma: ya no hace anuncios en la plaza, apenas si llena el patio interno de la Casa Rosada.

La jefa de Estado habló hoy desde el Salón de las Mujeres, después de un prolongado silencio. Poco antes de las 19, la Presidenta llegó en auto, vestida de blanco. En Casa Rosada la esperaba una multitud de militantes, sus ministros, gobernadores y artistas. Cristina se sentó acompañada del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el ministro de Economía, Axel Kicillof, el titular del Sedronar, padre Juan Carlos Molina, y la ministra de Acción Social, Alicia Kirchner. Los militantes la vitorearon con el cántico: "Che, gorila, che, gorila. No te lo decimos más. Si la tocan a Cristina, qué quilombo se va armar". Luego se proyecto un video con medidas de la Presidenta que "cambiaron nuestra historia para siempre" y presentaba un "nuevo derecho, el derecho a progresar".

Prog.R.Es.Ar (Programa de Respaldo a Estudiantes Argentinos) es un nuevo programa de incentivo al estudio que brindará ayuda económica a alumnos de instituciones públicas. "Cristina corazón, acá tenés los pibes para la liberación", festejaron los entusiastas militantes en Casa Rosada. "Esto no es un programa de gobierno, es un proyecto de vida para todos los argentinos", afirmó la Presidenta. "No lo financia la ANSES, lo financia el Estado nacional. Quiero que quede claro, para evitar el titular de mañana: con la plata de los jubilados financian a los jóvenes". "Estamos consolidando un sistema de seguridad social en la República Argentina sin precedentes en nuestra historia". La Presidenta aseguró que se beneficiará a aproximadamente 1 millón y medio de jóvenes. "Estos chicos son los hijos del neoliberalismo. Son los chicos cuyos padres no tenían trabajo o lo perdieron, o no fueron educados en la cultura del trabajo, y necesitan de la presencia del Estado para salir adelante. ¿Cuál es la contraprestación? Estudiar".

Algunas de las frases que espetó la Muchacha Progre - "Tenemos que ir a buscar a los chicos para que vayan al colegio. Yo sola no puedo", resaltó antes de un aplauso conmovido. - "El Estado solo no puedo, ningún gobierno puede solo. Tenemos que ir al territorio, trabajar con los que más lo necesitan". - “Vamos hacia la utopía de una sociedad igualitaria”. - “Muchos de los problemas que hoy atraviesan nuestros jóvenes y en otra parte del mundo es la pérdida de las utopías, las ilusiones, el luchar por un mundo mejor”. - "Yo siento que no quieren escarmentar al Gobierno, quieren escarmentar a la sociedad". - "Lo quieren hacer otra vez, como cuando yo era chiquita y se quiso asustar a la sociedad para que se aterrorizara para que nunca más se pudiera meter en ningún proyecto de cambio”.

También se refirió a favor de las estampillas de "la década ganada" y lamentó un incidente en el que la policía de San Isidro habría atacado a militantes de La Cámpora. “¿Qué paliza les dieron en Vicente López la Policía comunal? ¿Para que viene la Policía comunal al menos?”, cuestionó. Luego comentó: "Cuando vi las estampillas me pareció una maravilla de colorido, de arte, y muestran políticas de Estado que ningún dirigente puede negar". La reaparición. "Espero que mañana nadie critique la cadena nacional, porque después de tanta demanda de presencia y de hablar", ironizó. También sugirió que los medios "están vinculados con esto de las desapariciones" porque titularon "reaparece Cristina". "Quizás quisieron darle un toque Hollywoodense 'reaparece' tipo 'reestrena', pero conociéndolos no me sonó", dijo después.

La última aparición pública de Cristina había sido el 19 de diciembre, en el acto de ascenso del General César Milani, pero la Presidenta no brindaba un discurso desde el 10 de diciembre, en el festejo por los 30 años de democracia. La última cadena nacional había sido el 26 de agosto, más de un mes antes que el Gobierno comunicara los problemas de salud que la aquejaban y derivarían en una exitosa operación y más de un mes de licencia. "Estoy totalmente despojada de toda ambición. Ustedes lo saben muy bien”, afirmó, aunque volvió a interrogarse sobre el tratamiento mediático que recibiría con su regreso a los actos oficiales. “¿Qué caricatura recibiré mañana? La peor caricatura han sido todos ellos, que le han hecho tanto daño a la Argentina”, acusó.
Crece el pesimismo de los argentinos. Una encuesta de la consultora MGMR publicada por diario Perfil muestra que, para la mayoría, 2014 será peor que el año anterior. El 2014 se avizora complicado según la medición. La mayoría cree que la conflictividad social aumentará y que la economía, presionada por la inflación y el alza del dólar, empeorará en los próximos dos años. El 62,6% de los encuestados considera que la economía se retraerá hasta fines de 2015 mientras el 21,7% cree que habrá menos pobres.

En consonancia, la mirada sobre el futuro de la gestión del gobierno de Cristina La Muchacha Progre es negativa, en especial tras un diciembre con cortes de luz y policías acuartelados. Estas son algunas de las conclusiones de una encuesta que realizaron Federico González y Cecilia Valladares junto a la firma MGMR en exclusivo para diario Perfil.

Según el estudio, el pesimismo también es alto cuando se indaga sobre la situación de la pobreza en el país: seis de cada diez creen que aumentará, mientras que sólo el 21,7% cree que habrá menos pobres. Estos datos van de la mano de las expectativas en cuanto a la marcha de la economía. En la semana en que el dólar blue tocó los $ 12 y el Banco Central continúa perdiendo reservas, el 62,6% de los encuestados consideró que la economía se retraerá hasta fines de 2015.

“Hay un hecho incontrovertible: el pesimismo se ha instalado fuerte en el corazón de los argentinos”, explica Federico González, uno de los autores del estudio. Este cambio de humor social, que se venía visualizando antes de las elecciones legislativas, parece haberse profundizado en el comienzo de este año. El mayor nivel de pesimismo se refiere al futuro de la conflictividad y la violencia social. El contexto de piquetes por los cortes de luz y de apertura de negociaciones salariales es clave para entender los motivos de la preocupación por el incremento de la violencia social. Según la encuesta, el 64,6% cree que será mayor la conflictividad social en los próximos dos años, mientras que dos de cada diez piensan que se mantendrá igual que ahora.

Por otro lado, sostener el trabajo volvió a ser una preocupación. En este sentido, también predominan aquellos que creen que habrá menor nivel de ocupación (54,6%). El número coincide con otros informes en los que se da cuenta de que volvió el temor a perder el empleo, algo que años atrás había desaparecido de entre las principales inquietudes. La inseguridad, que históricamente ha sidoel problema número uno en todos los sondeos, también sigue la misma lógica: el 58,7% cree que aumentará, mientras que el 22% cree que será igual a la actual.

En lo estrictamente político, los últimos dos años de mandato de Cristina Kirchner tampoco alientan: luego de más de un mes y medio de mutismo de Cristina Kirchner, las expectativas sobre el futuro del Gobierno no son buenas. Cinco de cada diez encuestados consideran que la marcha del Gobierno empeorará en los próximos dos años. Apenas el 25,6% cree que la situación mejorará con respecto a las políticas emanadas de la Casa Rosada.

Oficialismo y oposición. Según reconstruye González tras cruzar la identidad política de los consultados, el resultado de la encuesta demuestra que “entre quienes se definen como kirchneristas, el 74,6% piensa que el Gobierno mejorará; mientras, entre los que se consideran anti K, el 88,5% cree que empeorará, y entre quienes se definen como independientes, la misma percepción negativa alcanza al 58,6%”, agregó.

Indagados sobre la marcha de la economía, nueve de cada diez antikirchneristas consideran que empeorará. La cifra baja a seis de cada diez entre los neutrales. Pero la mala perspectiva no desaparece. Entre los kirchneristas, cuatro de cada diez dijeron que la inflación será más baja que la actual, y el 44,1% apuntó que la inseguridad disminuirá. Paralelamente, siete de cada diez concluyeron que habrá menos pobreza en los próximos dos años.
Ayer se encendió la luz roja en para el equipo económico del Gobierno de Cristina La Muchacha Progre. El Banco Central aceleró la devaluación oficial del peso para no tentar a exportadores y evitar entregar más billetes de moneda extranjera. Gremios reclaman actualización salarial urgente.

La tendencia al desmoronamiento que muestra el peso se profundizó ayer, tanto en el mercado oficial como en el informal, en el curso de una jornada en la que el Banco Central (BCRA) debió oficializar que ya tiene menos de 30.000 millones de dólares en reservas, la menor cantidad en 7 años y dos meses. El nuevo hito en la cuesta descendente de esta estratégica tenencia, de cuya acumulación el Gobierno se vanaglorió en otros años años, llegó tras otra merma de 161 millones de verdes, la mayor en lo que va de 2014 durante un solo día. Esto provocó que la valuación pasara de 30.019 millones a 29.858 millones dólares, para alcanzar su menor nivel desde el 17 de noviembre de 2006.

Mientras tanto, la incertidumbre inflacionaria empujó a todo el sindicalismo a una postura un poco más combativa. El ahora opositor, Hugo Moyano a la cabeza , puso ayer un piso de 30% de aumento salarial. Por su parte, la CGT más cercana a la Casa Rosada le reclamó al Gobierno "una suba de emergencia" y la convocatoria urgente al Consejo del Salario para establecer reglas y acuerdos comunes rumbo a las paritarias.
Así lo anunció el ex menemista, ex duhaldista y ahora kirchnerista Jorge Todo Terreno Capitanich, argumentando que el volumen de dólares del Banco Central está por bajar de los 30 mil millones de dólares. "Los que quieran demandar autos de lujo tienen que ser capaces de pagar más", dijo taxativo. Además aumentarán hasta un 50% los peajes en los accesos a la ciudad. La medida rige desde el 1 de febrero.

El jefe de Gabinete, Jorge Todo Terreno Capitanich, sostuvo hoy que el Gobierno adopta una "administración estratégica de reservas" monetarias, al defender la suba de los impuestos a los autos de alta gama y remarcó que "quien tiene más ingresos" para poder adquirir un rodado de esas características es capaz "de pagar más". Las declaraciones, que fueron realizadas en una conferencia de prensa que -tras la orden de la presidenta Cristina Kirchner- fue de menos de 20 minutos, ocurren en momentos en que las reservas del Banco Central están a poco de perforar la barrera de los 30 mil millones de dólares.

Capitanich insistió en la prioridad de tener "divisas" para hacer frente "a la demanda energética para la industria y los hogares y lograr niveles de financiamiento" en el sector productivo. "Los que quieren demandar autos de lujo tiene que ser capaces de pagar más", indicó. En su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada, las cuales recuerdan a las que daba Carlos Traición Corach durante el menemismo, el funcionario recalcó que "los niveles de producción y consumo en el país son los más elevados de esta década".

Por su parte, un nuevo aumento comenzará a regir en los peajes de los accesos a la Capital Federal. Será a partir del próximo 1° de febrero y será de hasta un 50% en los horarios pico. Según informó el diario capitalista Clarín, las subas impactarán en tanto en los accesos a la ciudad como en las rutas nacionales. Los aumentos oscilarán entre un 20% y un 50%. La medida, que no fue anunciada por el Gobierno, pero sí publicada en el Boletín Oficial, surgió de una serie de resoluciones de la Dirección Nacional de Vialidad, que depende del ministro de Planificación, Julio Transparencia De Vido.

Importaciones
Jorge Todo Terreno Capitanich reiteró la importancia de trabajar sobre los bienes de capital y las cadenas de valor para apuntalar la sustitución de importaciones y las inversiones, e impulsar el financiamiento para aumentar la producción. "Esta semana hemos estado trabajando fuertemente con la integración de las cadenas de valor para apuntalar todo lo vinculado con la sustitución de importaciones y las inversiones a fin de tener mayor financiamiento que permita producir más y mejor", dijo el dirigente de derecha. Además detalló que este segmento en el 2003 representó un 4,3 por ciento del PBI mientras que en el 2013 la cifra pasó a 11,8 por ciento. "Esto es muy significativo y fue gracias a la inversión pública y privada; esto permite incrementar manufacturas agropecuarias y agroindustrial", completó el jefe de ministros. Agregó: "Ayer hemos tenido agenda muy intensa con inversores de empresas chinas que piensan en invertir en el país y estudian un proyecto por 20 millones de dólares, con fase inicial que permitiría una generación de 60 puestos de trabajo, para producir tecnología tipo chip".

También destacó los alcances logrados con "la firma Samsung y Visuar (socio local)" y los procesos de inversión en "plantas de heladeras, microondas y lavarropas" por "300 millones de pesos incorporando 300 nuevos trabajadores". Indicó que en materia de electrodomésticos, "un destino para exportar sería la República Federativa de Brasil con el cual deberíamos abrir una negociación pero lo importante es el impacto desde la generación de empleo". Sobre la sustitución de importaciones dijo que se sigue avanzando "cada vez con más componentes locales, que permitan mejorar las divisas". Capitanich destacó que las autoridades también mantuvieron un encuentro con "CNH Industrial, un complejo que produce camiones Iveco y maquinarias más motores" y donde se evalúa una "inversión que generará 1.300 puestos de trabajo, y donde hay proyectos previstos para invertir 15 millones de dólares en maquinarias viales". "Asimismo hay una invitación a la Presidenta para la visita a una planta que fabrica de motores por 180 millones de pesos", detalló el ex menemista, ex duhaldista y ahora kirchnerista Jorge Todo Terreno Capitanich.