Domingo, 24 Mayo 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

Por Pablo Zama 
Un cartonero de Chimbas cuenta que en donde mejor le pagan le dan 1 peso por kilo. Quienes viven en esos márgenes sociales, por más esfuerzos que hagan, nunca podrán llegar a igualar un salario mínimo. Son indigentes y la economía los devora. Hoy, para comprar una caja de leche en polvo necesitan juntar 135 cajas de supermercado, 45 kilos de cartón.

Dice que se llama Roberto, la cabeza erguida como capitán de un barco que no se resigna a hundirse, la mirada triste y casi sin restos de ilusión, unos 50 años. A la ilusión se la asaltó el mismo sistema que lo excluye pero que lo necesita así, pobre y desamparado: él es parte de su retroalimentación. Es domingo, son las dos y media de la tarde, hora de almuerzo y Roberto, las manos desnudas, junta cartones sucios al lado de un galpón del supermercado Átomo de Chimbas, a escasos 200 metros de la plaza departamental. No tiene música ni aire acondicionado en su bicicleta de hierros gastados, de pedales despintados, de ruedas que piden auxilio. El carro viejo atado detrás del rodado es el almacén de desechos que transformará en comida.

Dice que prefiere ir a Macrometal -de Benavídez y Maradona-, que no va a ir a las recuperadoras de Villa El Salvador y de Salta y 25 de Mayo. Cuenta que la primera le paga 1 peso por el kilo de cartón, las otras sólo 65 centavos.

Una caja de cartón común de los supermercados pesa poco más de 300 gramos. Roberto necesita tres cajas para llegar al kilo. Mira los cartones y sentencia: “Acá he juntado unos 20 kilos”. 20 pesos para irse a almorzar con su familia. Con los precios de hoy, Roberto requiere de un kilo de cartón para comprar un huevo, que en el 2012 le costaba 50 centavos. Si Roberto aspira a comprar una caja de leche para los niños de la casa debe juntar 135 cajas de súper ($45).

Un breve llamado a Macrometal sirvió para corroborar lo que Roberto dice, y en esa recuperadora también aclararon que a principios del 2012 pagaban entre 45 y 50 centavos por el kilo de cartón, la mitad de lo que entregan en la actualidad. En esa época el precio de la leche era de unos 20 pesos: a Roberto le costaba 40 kilos de cartón (120 cajas), el aumento en el índice de inflación para él es una diferencia de 15 cajas de súper. Roberto hoy piensa en juntar 36 cajas para adquirir un kilo de pan, y si la ambición lo atrapa con sus garras: 90 cajas por un kilo de carne molida común para tener un almuerzo más o menos digno.

Me retiro y lo miro desde lejos, tan lejos que casi no lo veo, como tampoco lo ve la economía a él, un punto en una constelación de golpes bajos a los de abajo. ¿Roberto será hincha de San Martín?, ¿sabrá que hay jugadores de la Mendoza y Lautaro que cobran más de 150 mil pesos por mes?: un sueldo de más de 450.000 cajas de cartón. Y un juez sanjuanino cobra en promedio 180.000 cajas mensuales.

En esta siesta calurosa, el sol de verano le da latigazos en la espalda. Roberto es parecido a Alejandro Casatte, un cartonero de San Luis con el que vi el partido en el que Argentina perdió 4 a 0 con Alemania y quedó eliminado del Mundial de Sudáfrica 2010. En una casita muy precaria de Corrientes y Juan de Garay en el Barrio Rawson de la provincia puntana, Alejandro contaba que se turnaban con su mujer para “cartonear” sin descuidar a sus hijos. Alejandro y su familia vivían en esa época con sólo 15 pesos diarios. Casatte insultaba a Lio Messi frente a la pantalla de un viejo y diminuto televisor porque decía que el rosarino era frío. Justo en el 2010 la revista Noticias desnudaba que La Pulga facturaba, entre el Barcelona y las campañas de publicidad de las que participaba, más que las empresas con mil empleados a cargo (un patrimonio neto valuado en 250 millones de euros en aquélla época, casi incalculable si lo traducimos a cartón).

En el 2014, con un salario mínimo fijado en 3.600 pesos mensuales, si el cartonero chimbero se ilusiona con alcanzar la dignidad debe juntar 120 kilos de cartón (360 cajas) por día -la suma de 10.800 cajas al mes-, sin descansar ni los fines de semana. Pero esa ilusión se destroza cuando en la recuperadora de Benavídez y Maradona aseguran que lo máximo que lleva un cartonero al día, en un muy buen día, son 80 kilos de cajas despedazadas, que también escasean en todos lados. Quizás Roberto prefiera resignarse a su realidad de cartón apoyándose en la frase de la canción de Attaque 77: "Al delito yo lo esquivo inventando trabajo en donde no hay y encima de rebote soy la alternativa ecológica, reciclando lo que todos tiran, los desechos de la sociedad".
Martes, 11 Febrero 2014 11:03

Pérdida y recuperación de mi billetera

Por
Por Federico Agüero 
Admito que algunos días soy un poco pesimista, que me gana la tristeza e imagino que el prójimo es un narco delincuente dispuesto a matar a un bebé, o es un funcionario con aspiraciones de empresario que vende lo que sea por enriquecerse. Y quizás es en esos días que estoy más distraído, bajo las defensas porque pienso que todo está perdido y, efectivamente, pierdo cosas valiosas, entre ellas algunas materiales.

El caso es que en esta semana que no hay escuela, mis hijas ya no tienen edad de guardería y no les gusta el agua fría de las mañanas en las colonias, salí con ellas a hacer unos trámites. Las aburrí de caminar de un lugar a otro para pagar y retirar trámites, tanto, que me apiadé de ellas luego de varios ruegos y compre unas facturas y nos fuimos a la plaza de la joroba también bautizada como Hipólito Irigoyen.

Hicimos un picnic corto en un banco y luego ellas fueron a divertirse en lo que queda de los juegos inaugurados en la última campaña electoral. Con un ojo las miraba, con el otro examinaba unas facturas, contaba plata y pensaba en los minutos que tenía para terminar la mañana con todos los casilleros llenos.

De un momento al otro tuve un ataque apuro, las llamé y seguimos viaje a toda marcha. Al llegar a un comercio donde debía retirar un trabajo, quise pagar y noté que no tenía la billetera. Que pedazo de embole, maldije y putié durante un rato, mientras hacia los caminos inversos mirando en todos los rincones de la vereda, los cordones, los bancos de la plaza y los juegos. Luego de un primer momento de pánico tuve dos signos de optimismo espontáneo. Pensé que quizás nunca baje del auto con la billetera, aunque sabía que era más que nada un deseo, el anhelo de una solución mágica para mi descuido.

Cuando pude revisar el auto y dar por tierra con mi ilusión, me atacó el segundo pensamiento optimista. Recordé que en la billetera tenía un billete del “Loto”, con pozo vacante por 79 millones que tenía chances de salir sorteado esa noche al igual que cualquier otro billete. Entonces pensé que perdí los números ganadores, que no podría cobrarlos porque perdí la billetera. Pensé que alguien iba a presentarse a cobrar mi premio y que no tenía forma de comprobar que no era así. Sentí tanta bronca y vergüenza. Iba a pasar a la historia como el gil que perdió los 79 palos. Por eso no le conté a nadie lo que había pasado, llamé a los bancos para dar de baja las tarjetas, por las dudas que, además de gastar mi premio, algún degenerado quisiera sacar mi sueldo y comprar electrodomésticos a precio dólar con mi tarjeta de crédito.

¿Visitar a un homeópata, un psicólogo, un psiquiatra? ¿Con qué energía encarar los trámites que tenía por delante para rehacer el DNI, el carnet de conducir, de la obra social? ¡Perdí los boletos capicúa! En todos estos razonamientos trastornaste me hallaba cuando sonó mi teléfono y era mi viejo, que llamó para contarme que un hombre pasó por su casa, todavía mi domicilio legal, para dejar mi billetera “¿Quién era?” “No sé, como no sabíamos que habías perdido la billetera no le dimos mucha piola pensando que podía ser un engaño, la dejó, se fue y no le preguntamos el nombre”.

Sentí esa alegría que se siente en el cuerpo, se me aflojarontodos los nudos desde la cervical a las pantorrillas, y luego de cortar me dieron ganas de gritar de contarle a todo el mundo la suerte que tuve. En el Loto por supuesto que no pegué ni un número.

Al reencontrarme con la billetera, que tenía todo lo que tenía cuando yo la perdí, me invadió la pena no poder conocer a la persona que me dio tanto en un gesto tan sencillo como devolver algo ajeno encontrado. Tan grande es la mediocridad en la que vivimos que hasta me hubiera parecido bien que tomara algunos billetes, quizás por la molestia de buscar el domicilio y viajar hasta allí, pero no lo hizo, y eso me obliga a partir de ahora en no perder nunca más la fe en mi prójimo y ante cualquier problema salir a buscar a gente que como uno, desinteresadamente, quiere hacer las cosas bien y ser honesto. También voy a cuidar más mi billetera.
El gobierno instaló el tema "destitución" tras la crisis política y económica en el país. En tanto, Cristina Kirchner se preocupó en denunciar una conspiración de sectores del empresariado y de la oposición para forzar un acortamiento de su mandato. Es por eso que el papa Francisco convocó a una reunión el 19 de marzo, en el Vaticano, a empresarios, sindicalistas y funcionarios. El objetivo: aportar algo de paz social a la nación. Carta Abierta ya dio su opinión.

Francisco presidirá el encuentro, al que ya comprometieron su asistencia el ministro de Trabajo, Carlos Tomada; el presidente de la Unión Industrial Argentina (UIA), Héctor Méndez, y su vicepresidente, Daniel Funes de Rioja, y el secretario general de la Uocra (sindicato de la construcción), Gerardo Martínez. No se descarta que participe también el secretario general de la CGT oficialista, Antonio Caló.

"La reunión por ahora era reservada. Todavía no había intención de comunicarla", informaron fuentes ligadas al encuentro. El diálogo convocado por el Papa será "una señal de pacificación" y de promoción de "la cultura del encuentro", agregaron las fuentes, en medio de la escalada inflacionaria, la devaluación y la inminente puja salarial en las paritarias.

Esa tensión se hizo evidente el martes durante un acto en la Casa de Gobierno, cuando Cristina Kirchner atacó a empresarios y sindicalistas en su discurso por cadena nacional. De hecho, fue muy crítica con Caló, que asistía al acto. Sin embargo, al día siguiente la Presidenta lo recibió en Olivos, en reserva, y acordó que volverían a reunirse con él y su mesa chica el miércoles próximo. No se sabe si en la residencia o en la Casa Rosada.

Algunos arriesgan que incluso hubo un contacto telefónico entre Bergoglio y Cristina, lo cual no pudo ser confirmado en fuentes de la Casa Rosada. Sin embargo, la invitación de Francisco a Funes de Rioja, Martínez, Méndez y Tomada comenzó a gestarse hace algunas semanas. Se supo que el padre Carlos Accaputo, presidente de Pastoral Social porteña y operador político histórico de Bergoglio, llamó a Funes de Rioja y le formuló la invitación del Papa a todos los sectores involucrados. Funes de Rioja habló con Méndez, Tomada y Martínez. El encuentro tuvo la venia de Cristina. Tanto el Papa como la mandataria necesitan bajar las tensiones sociales, aunque la mandataria no acierta el camino. Francisco optó por darle un marco global al diálogo y no tan local. Por eso eligió a los actores argentinos vinculados con la Organización Internacional del Trabajo (OIT). En tanto, se estima que la Presidenta, Caló y la CGT oficialista comenzarán a conversar este miércoles sobre las próximas negociaciones paritarias salariales, los aumentos de sueldos y los precios.

La Presidenta convocó el martes último a la CGT y a toda la militancia kirchnerista a defender el modelo y supervisar los precios y presionar a supermercados, al punto que la agrupación Unidos y Organizados difundió afiches descalificatorios contra estos empresarios. En rigor, la política kirchnerista no contribuye a pacificar. Según confiaron en la Uocra, interpretaron la invitación del Papa como un gesto "claramente político" vinculado a las paritarias , la inflación y a la creciente puja social. Esperan que Francisco pida "profundizar el diálogo" y "la búsqueda de la unidad" en sentido amplio. Sin embargo, el Santo Padre también deslizó a sus amigos argentinos que propueve la unidad de la CGT. Además, suele mencionar su preocupación por la crispación política, los discursos beligerantes de la Presidenta, la inflación, la devaluación y las próximas paritarias. Convoca así a evitar una eventual crisis social y a trabajar por la pacificación.

Es así como a sus interlocutores políticos y sociales de la Argentina, a los que llama por teléfono, les pide promover el "diálogo" y la "cultura del encuentro". La reunión del 19 de marzo podría ser el primer gesto concreto para ese diálogo social que promueve Francisco. De hecho, Méndez pidió públicamente al Gobierno un diálogo con todos los sectores productivos. El Santo Padre considera que la unificación de la CGT evitaría el desborde de la puja distributiva y procura favorecer un diálogo entre las distintas fuerzas políticas. Pero la reunión del 19 en Roma tendrá el marco de la OIT como una manera de Bergoglio de darle un tinte global. Es por ello que irán Gerardo Martínez, representante sindical argentino ante ese organismo, y Funes de Rioja, que además de ser vicepresidente de la UIA y titular de Copal (cámara de alimentos) en junio próximo asumirá como presidente de la Organización Internacional de Empleadores (OIE), que es parte activa de esa organización.

En la Casa Rosada no confirmaron ni negaron la invitación. Pero otros voceros confirmaron la reunión. Las negociaciones se mantuvieron en el hermetismo absoluto. La iniciativa papal se originó hace unas semanas, con el llamado de Acaputo a Funes de Rioja, y fue anterior al duro discurso del martes último de Cristina por cadena nacional. Luego de ello, Caló dijo públicamente que por la inflación a muchos sectores "no les alcanza para comer" y la Presidenta lo cruzó el martes cuando dijo "Antonio no creo que los sueldos no alcancen para comer". La mandataria sospecha que un sector del peronismo disidente y de los empresarios quieren provocar su renuncia antes de 2015 y con ello buscó darle un sacudón a Caló para que defienda al modelo.

Desde Gobierno explicaron que Cristina avala al Banco Central, que preside Juan Carlos Fábrega, para que luego de la devaluación, subiera las tasas y forzara a los bancos a desprenderse de los dólares. Con ello buscó bajar la presión sobreel dólar y aquietar la inflación, que amenazaba con salirse de control. Mientras apuesta a que en abril próximo ingresen alrededor de 30.000 millones de dólares de la soja y 2000 millones de las cerealeras a fin de mes.

Carta Abierta se expresó a respecto
La situación que atraviesa por estos días la Argentina no es, para los miembros de Carta Abierta, “un simple episodio más de la historia económica nacional”. Así lo remarcaron ayer durante su primera asamblea del año en el auditorio Jorge Luis Borges de la Biblioteca Nacional, de la cual surgió el documento titulado “La patria en peligro”. Los intelectuales que integran ese espacio coincidieron en que “el kirchnerismo tiene que salir a doblar la apuesta” ante las maniobras especulativas y “responder con inteligencia y audacia”.

“Las maniobras especulativas” y “el proceso devaluatorio obligado por los grandes concentradores de la producción agropecuaria” fueron las razones que, según Aurelio Narvaja, motivaron la intervención de los intelectuales de Carta Abierta para dar “una respuesta en tiempo y forma”, luego de considerar que “no hubo una respuesta fuerte” en ese sentido.

Durante la asamblea en la Biblioteca Nacional más de treinta intelectuales opinaron en torno de distintos ejes de discusión sobre la coyuntura actual del país. El debate empezó con la lectura del borrador que finalmente dio lugar a la carta número 15, que lleva por título “La patria en peligro” (ver aparte). Cada uno de los que participaron del debate hizo hincapié en la necesidad de una mayor intervención del Estado nacional frente a las empresas que concentran las exportaciones que, según subrayaron en la carta, “han organizado un cepo financiero sobre el Gobierno, obligándolo a tomar medidas difíciles y comprometedoras para el futuro del país”.

En ese sentido, el economista Alejandro Rofman remarcó que “es muy importante conocer el objetivo fundamental: controlar el flujo de divisas que se obtienen por actividades estratégicas para Argentina”.

También se debatió sobre la situación del titular de la Unidad de Investigación Financiera (UIF), José Sbatella, a quien consideraron “víctima de una enorme campaña mediática”. Narvaja hizo de moderador durante la asamblea y, al presentar este tema, afirmó que la persecución contra el funcionario “no es casual” sino que “tiene que ver con las investigaciones” que lleva adelante la UIF, como el caso de unas 600 causas de apropiación de bienes de manera ilegal durante la última dictadura, de las cuales Papel Prensa es la más emblemática.

A su turno, el filósofo Ricardo Forster resaltó la importancia de un trabajo articulado entre las distintas organizaciones y aseguró que “cada acción que tome un espacio político suma a la construcción de un movimiento”. Enfatizó, además, que ninguna organización política hoy puede ofrecerse “de manera singular como la garantía de ningún mecanismo de reconstrucción de las fuerzas político-culturales” de la Argentina. Forster, en línea con otros intelectuales, planteó que “hoy el kirchnerismo tiene que salir a doblar la apuesta y a responder con inteligencia y audacia”.

Los llamados del Papa a Cristina
El papa Francisco llamó a la Presidenta en reiteradas oportunidades tras la intervención quirúrgica por su hematoma craneal en sus días de reposo. Le dio contención espiritual y la animó a defender posturas conciliadoras. Durante la reciente operación que tuvo la madre de la Presidenta, Ofelia Wilhelm, el Papa también llamó a Cristina para interesarse por la salud de aquélla y enviarle bendiciones y deseos de pronta recuperación. La Presidenta se reunió con el Papa tras la asunción de éste en Roma, en marzo último, y durante la visita papal a Río de Janeiro, en julio, semanas antes de las elecciones de 2013.
Sábado, 08 Febrero 2014 01:00

El regreso de Darth Vader

Por
Por Marcelo Arancibia 
Partido GEN San Juan
Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo. 
 (Darth Vader es el personaje antagonista 
principal de la saga cinematográfica 
"La Guerra de las Galaxias"). 
 Hoy regresó el Gobernador José Luis Gioja a San Juan tras permanecer internado 76 días en el Hospital Italiano de la Ciudad de Buenos Aires, donde se recuperó de las heridas padecidas en el accidente aéreo del 11 de octubre pasado.

Gioja vuelve a San Juan, y los "giojistas" rezan para que, con su sola presencia, la Provincia no estalle en mil pedazos. Gioja regresa cuando el ciclo "giojista" está agotado. Se agotó un modelo basado exclusivamente en el extractivismo de recursos naturales no renovables sin sólidas Instituciones que evitaran el saqueo de nuestra democracia, república y recursos naturales.

El "giojismo" alcanzó el poder en un contexto de crecimiento y expansión del comercio internacional. China, en especial, salió al mundo en busca de recursos naturales no renovables, entre ellos los minerales metalíferos. Esto promovió la explotación del oro, la plata y el cobre y aumentó los precios de las materias primas de exportación. El efecto macro-económico fue el crecimiento y consolidación los recursos fiscales: "La Caja". Con la caja el "giojismo" extendió la cobertura social (fundamentalmente con el clientelismo político) y sostuvo el consumo de los sectores medios y bajos.

Los niveles de bienestar se mantuvieron por factores externo. Esto valió para al financiamiento del consumo privado (por ejemplo, mediante la creación de empleo minero para la construcción civil de las minas) y para la provisión de obras públicas (estas financiadas con las retenciones del otro gran commodities nacional, la soja). Pero ahora el mundo cambió, y lo que dejó de ser sustentable es el modelo primario para exportación, por la alta volatilidad internacional de los metales y los menores niveles de demanda. Frente a la desaceleración global, la contracción del mundo emergente y la revalorización del dólar, San Juan se encuentra obligado a replantear su modelo de productivo. Pero para ello Gioja llega tarde. Le toca ahora administrar la crisis y la miseria social sin la famosa caja, la que se quedó sin plata.

Para San Juan, la caída del precio y la demanda de oro, plata y cobre, como la apreciación del dólar hacen inviable al modelo extractivista del "giojismo", basado en la explotación para la exportación de minerales metalíferos. Este modelo se descascar con la destrucción del empleo y la paralización del consumo, en un marco económico nacional signado por la inflación, los efectos de la devaluación y la paralización de la actividad económica. La economía internacional deja al desnudo las falencias estructurales del modelo extractivista, pero también la improvisación del "giojismo" en la gestión del mediano y largo plazo: reprimarización productiva, economía de enclave, daño ambiental, baja de la calidad educativa y sanitaria, déficit de transparencia, destrucción del sistema de partidos políticos, deterioro de la seguridad pública, etc.

El Estado, modelado por el "giojismo", no ha hecho otra cosa que replicar un modelo extractivo y rentístico, basado en la exportación de minerales metalíferos, percibiendo por lo exportado el 3 % boca mina y a simple declaración jurada; suma que no amplió la base distributiva de la renta a través de una mejora cualitativa y cuantitativa de bienes públicos: Hoy habrán más 4 x 4 o televisores LED que antes de la primera colada de oro doré en Veladero, pero sin duda hay menos educación, salud y seguridad. A la vez, el “giojismo extractivista” instauró un sistema institucional de privilegios y negocios para los amigos del poder, circunstancia que legitimó por la vía populista (Fiesta Nacional del Sol, San Juan Minero, etc).

Al final del ciclo, queda que el "giojismo" administró la prosperidad sin haber creado acuerdos e instituciones para cuando el ciclo se revertiera, y se mantuviera la transformación política y social. No solo dilapidó una oportunidad, lo hizo en un clima anti-democrático y anti-republicano, procurando obsesivamente la suma del poder público en el tiempo (re-elección indefinida) en el espacio (en la Provincia y en todos los Municipios) o por razón de órgano y materia (Poder Judicial, Legislativo, la prensa, los sindicatos, la Iglesia, los movimientos sociales y culturales, etc) atentado las bases de una sociedad y de una economía abierta. Hoy hay menos libertad e igualdad de oportunidades que antes que el "giojismo" aterrizara en el poder.

José Luis Gioja vuelve para el ajuste. El desquicio económico del Gobierno Nacional se suma al giro copernicano de la economía internacional. Solo, porque así lo quiso, el Gobernador deberá enfrentar la quiebra de nuestra economía regional, la retracción de la industria -que ya no goza de la promoción industrial-, el fin de la mega minería, la destrucción del empleo privado, la perdida del poder adquisitivo de los salarios -públicos y privados-, la profundización de la pauperización que ya alcanza un tercio de la población.

Pero por sobre todo, deberá enfrentar el único desafío que plantea la gobernalidad de una provincia Argentina: No caer en déficit fiscal. Antes del colapso económico y social, el peronismo y Gioja debieran comprender la inevitabilidad cíclica del poder. Sin no lo hacen, estarían disfrutando de la última demostración popular de afecto hacia un Gobernador que retorna a su provincia recuperado de sus heridas de campaña electoral. Pues ni en el cine, ni en la calle, nadie festeja ni idolatra a un villano del séptimo arte como Darth Vader.
Miércoles, 05 Febrero 2014 22:16

Los viñateros en pie de guerra

Por
Por Ernesto LLoveras 
Al gran reclamo de los profesionales de la Salud, y de los docentes sanjuaninos, se suma ahora la protesta de los productores, que cansados de idas y venidas, promesas incumplidas, y la ausencia total de una política de Estado para la agroindustria, han decidido realizar el 19 de febrero una GRAN MOVILIZACIÓN por las calles de San Juan.

Más de trecientos productores decidieron en asamblea, y por unanimidad, convocar a una protesta provincial, pero con resonancia nacional, ante una próxima cosecha con precios irrisorios, con un 25 % de merma, en relación al año pasado, y un gobierno provincial autista, que no escucha los numerosos reclamos y propuestas de la actividad mas tradicional de San Juan, que fuera ignorada en los últimos diez años, y castigada con una pésima política hídrica, industrial, agrícola y comercial.

Por decisión de varias Cámaras , entre ellas la Asociación de Viñateros Independientes, y la Federación de Viñateros, las más importantes de la provincia, el 19 del corriente San Juan será escenario de otra protesta social, quizá la más grande y participativa de la que se tenga memoria; porque la indignación del productor es indescriptible y justa.