Domingo, 24 Mayo 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

Desde el mediodía, la Presidenta inauguró el periodo de sesiones ordinarias en el Congreso con un discurso por cadena nacional. Hizo una fuerte defensa del rumbo del plan económico marcado por la efectiva redistribución de las riquezas, sobre todo para familias postergadas como los Kirchner, los Báez y los Boudou, donde se advierte la notable distribución de la riqueza nacional.

La economía marca el discurso de la presidenta Cristina Kirchner que desde el mediodía inaugura en el Congreso Nacional el 132° período de sesiones ordinarias. Afuera del Palacio Legislativo, miles de manifestantes de organizaciones sociales y políticas se dieron cita para escuchar el mensaje de la jefa de Estado. El kirchnerismo apostó a movilizar unas 100.000 personas.

La mandataria defendió el rumbo económico de la Argentina, y en ese contexto embistió contra los empresarios por la inflación y le tendió una mano a los sindicatos. Sin embargo, dedicó duras palabras a los docentes, que amenazaron con un paro que demoraría el inicio de clases. Cristina Kirchner también cuestionó a la oposición, defendió la estatización de YPF, días después de acordar con Repsol un pago multimillonario por las acciones expropiadas, y anunció una "revolución energética".

Cristina reflotó sus exigencias al Poder Judicial, un año después de proponer una profunda reforma, que tras ser votada en el Congreso el año pasado selló su suerte ante la inconstitucionalidad dictada por la Corte Suprema.

"Inauguramos este mensaje ratificando una vez más que la economía ha vuelto a crecer y que completamos el período de crecimiento con inclusión social más virtuoso de nuestros 200 años como Nación", expresó la jefa de Estado, escoltada por el vicepresidente Amado Boudou y por el presidente de la Cámara de Diputados, Julián Domínguez. Cerca de ella también se acomodó el flamante presidente provisional del Senado, el ex gobernador radical de Santiago del Estero Gerardo Zamora.

Reconociendo la disputa que libra por estas semanas el Gobierno para contener la inflación, Cristina le exigió a la Asamblea Legislativa que este año se aboque "a sancionar instrumentos que defiendan de una buena vez a los usuarios y consumidores frente al abuso de sectores concentrados, de sectores monopólicos y oligopólicos". Y envió un duro mensaje a los empresarios. "No hay ningún justificativo para aumentos de precios por encima de valores que no se condicen con la realidad y que solamente saquen el bolsillo de los argentinos", planteó, despertando aplausos que bajaron de los palcos colmados de militantes y dirigentes oficialistas.

La Muchacha Progre dedicó críticas a los docentes, que están en discusión con el Gobierno por el aumento salarial de este año. Aunque saludó a un sector de los sindicatos de maestros por haber levantado un paro lanzado al inicio de la semana, la jefa de Estado lanzó: "No puede ser que cada año sea un parto el inicio de clases por la discusión salarial". Antes, había metido el dedo en la llaga al referirse a la cuestión del presentismo, uno de los pilares del reclamo de los gremios. "Sé que a los docentes les da urticaria el tema del presentismo. Quiero decirles que hemos cumplido con el objetivo de destinar la mayor cantidad de recursos", aseguró, y les pidió esfuerzos para llegar a un pronto acuerdo en las paritarias.

Habló sobre la Justicia a las dos horas de su mensaje. Ganó la atención del presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y demás miembros del máximo tribunal. "Un poquito de control popular no le viene mal a nadie", dijo, añorando la reforma judicial que propuso en 2013 y reprochó: "Ganan mejores sueldos y siguen sin pagar ganancias... necesitamos una mejor Justicia". En ese pasaje contó que ayer habló con el jefe de gobierno porteño, Mauricio Macri, con quien discutió por la toma de terrenos en Villa Lugano y con quien coincidió -según dijo- en la "poca agilidad" del fiscal y el juez que aún no lograron desalojar el predio.

Vestida de blanco, el inicio del discurso de la mandataria se demoró unos minutos, mientras cientos de militantes y legisladores vitoreaban cánticos. "Qué fuerza que tiene este peronismo", dijo Cristina en ese momento. En sus primeras palabras, la Presidenta hizo mención a dos informes, uno del Banco Mundial y otro de la FAO, de Naciones Unidas, en los que hubo elogios hacia la Argentina por la transferencia de recursos para los sectores de bajos recursos y las políticas sociales destinadas a población vulnerable y también por el programa de Precios Cuidados.

En un discurso sin leer, pero apoyada en informes, documentos y papeles que desperdigó en el estrado, Cristina le tendió una mano a los sindicatos. Los elogió, marcando una diferencias con sus discursos anteriores. "En estos años hubo un altísimo grado de sindicalización, herencia del peronismo, uno de los pilares fundamentales que ha permitido generar una clase trabajadora que lucha por sus derecho, que tiene memoria colectiva y que no permite retrocesos", dijo la mandataria. Antes se había ganado aplausos al asegurar que "el mayor elemento para reducir la pobreza en la Argentina no fueron las transferencias de recursos desde el sector público, sino el surgimiento del trabajo legal y registrado". Cristina defendió las negociaciones colectivas, mientra su Gobierno sigue desde principios del años con suma atención las paritarias en todos los sectores.

En varias pasajes le habló directamente a los legisladores opositores, mientras las cámaras de la cadena nacional mostraron los rostros parcos de Patricia Bullrich y Gabriela Michetti (Pro), Gerardo Morales y Julio Cobos (UCR), y Martín Lousteau (UNEN), entre otros. "Siempre les miro la cara a los opositores. Hay que mirar y escuchar a todos", dijo la Presidenta con una sonrisa socarrona. Al senador Morales lo nombró en su discurso, cuando ponderó y elogió el servicio de Aerolíneas Argentinas tras su estatización. Cuando el legislador radical hizo un gesto de negación con la cabeza, Cristina le dedicó: "Más allá de que Morales me hace con la cabecita así, yo le digo que sí se puede, que no tiene que ser escéptico en que la política puede ser mejor que los empresarios".

Al promediar una hora de su discurso, Cristina anunció que en la Argentina habrá "una revolución energética". Rechazó las críticas en cuanto a la falta de "autoabastecimiento energético" y señaló: "Sólo estamos importando el 9,4 de la oferta total de energía, y con la recuperación de YFP vamos al autoabastecimiento definitivo". Dijo que el país "busca autonomía porque no nos gusta que nos manden" y mencionó al presidente de Estados Unidos, Barack Obama: "Él habla de que van a producirse en su país productos, bienes y servicios made in USA. Lo quieren para ser potencia energética, nosotros lo queremos para que nos mande nadie".

Por E. Simón 
"!Auxilio!, necesitamos que nos ayuden hoy, el micrófono está en silencio, nos quemaron la radio", ése es el pedido que aparece en el muro de face de Radio O 105.7, que trasmitía en ese punto del dial. Los responsables de la emisora cuentan que el sábado 22 de febrero de 2014, a las 5.30, incendiaron intencionalmente la radio. Se trataría de un nuevo caso de apriete a periodistas disidentes de la voz oficial del gobierno. Desde el Ministerio de Gobierno, la Secretaría de Información Pública y la dirección de Prensa Oficial, ninguno de los mazorqueros de El Vale Todo dijo nada. Diario de Cuyo informó el caso luego de que se propalara la noticia en la redes sociales. Pasaron 30 años desde la vuelta de la democracia pero parece que estos muchachos del poder no aprendieron nada. Así nos va.

Los integrantes de la radio informaron que "delincuentes anónimos, pero identificados, quemaron la radio", al tiempo que agregaron: "Sucedió en nuestra querida y tranquila provincia de San Juan". Informaron que en estos momentos "en que uno se da cuenta de la triste pero certera realidad de lo que pasa: las mafias, sicarios y aprendices de delincuentes tienen vía libre y tratan de callar e intimidar con el dinero y el poder que son sus armas preferidas para engendrar la violencia, a la gente honesta y trabajadora".

Los trabajadores de prensa que integran la programación de la emisora pidieron a "amigos, oyentes, clientes y también porque no, al Gobierno con su famosa ley de medios, a la policía indiferente, a colegas y medios que no difunden la verdad y esconden bajo la alfombra de la impunidad a esta escoria", que difundan este suceso para que todo San Juan lo sepa. "Con mensajes mafiosos quieren llevar a la destrucción a esta sociedad que queremos justa, civilizada y democrática", dijeron, y añadieron que "no nos van a amedrentar incendiando nuestra radio".

Anunciaron: "seguiremos adelante pase lo que pase". En una suerte de declaración de principios, los integrantes de la radio publicaron en su muro que "a los que hacemos Radio O, hoy nos embarga una gran impotencia, sensación de desamparo e injusticia de ver cómo quemaron esto que para nosotros fue un sueño cumplido, una fuente digna de trabajo, es ahí donde nos preguntamos ¿Qué de malo hicimos? ¿Somos tan importantes para que nos hicieran esto?, ¿o nuestra frecuencia 105.7 Mhz es tan estratégica para sus objetivos? ¿Quiéren más medios para el monopolio? ¿Son nuevos delincuentes que ingresaron a la radiofonía sanjuanina y creen que con estas actitudes patoteriles pueden hacer lo que quieran?"

Más adelante dicen: "Son muchas las preguntas que nos hacemos en estos momentos que por ahora tienen respuesta abstracta pero pronto van a ser conretas. Empezar a levantarse tras una caída y defenderse es muy difícil, pero no imposible, porque no tenemos poder y ni dinero, pero la fuerza, la entereza, dignidad, unidad y lucha las conservamos intactas. Les decimos a estos aprendices de mafiosos de pacotilla que sabemos quienes son y que no hicieron bien su trabajo porque el aceite y la nafta no quemó nuestro espíritu. Y se olvidaron de sacar las cenizas que hoy llenan nuestros ojos de lágrimas, pero impulsan a nuestro corazón a resurgir como el ave fénix".

Finalmente piden a la sociedad: "Si estás con nosotros o te sentís identificado con esto compartilo en tu muro de facebook porque no tenemos otra forma de gritar al mundo nuestro desamparo e injusticia que hoy padecemos".

Viernes, 28 Febrero 2014 12:31

¿Son delincuentes los del Colegio Médico?

Por

Por José Podda 
Estoy seguro que no todos los integrantes del Colegio Médico de San Juan son delincuentes. Ni siquiera estoy en condiciones de afirmar que lo que me sucedió constituye un delito; no soy abogado. Pero soy un ciudadano que piensa y de lo que estoy seguro es que,quienes administran el Hospital Privado del Colegio Médico, cito en Rivadavia 542 este, tienen una conducta muy apartada de las normas éticas más elementales.

En la madrugada del domingo 23 de febrero, llevo a ese sanatorio a mi hija. La atiende la médica de guardia y dice que debe ser internada. Antes, debemos realizar los trámites en administración. Me piden el carné de obra social, me dicen que me lo retendrán mientras esté internada, me solicitan 300 pesos, me piden datos. Debo firmar (según me dicen) autorización para la internación, por triplicado. Cuando voy a firmar la tercer copia, me doy cuenta que no es igual a las anteriores. Se trata de un pagaré Nª 100000000163995, sin fechas y sin montos (un pagaré en blanco). Me niego a firmarlo, protesto, discuto con el empleado, me muestra un montón de papeles y me dice que todas las personas que se internan firman documentos en blanco. Sigo protestando pero no hay caso, no pude internar a mi hija. Tuve que llevarla a otra clínica.

Creo que tratar de que alguien firme pagarés en blanco, es tramposo, pero en las circunstancias de la angustia y la urgencia que tienen las personas con un familiar enfermo que debe ser internado, me parece francamente abominable. Espero que los directivos de ese sanatorio no se hagan los distraídos como que esta nota no la leyeron y tengan el mínimo de dignidad para dar las explicaciones del caso. Espero también que los organismos administrativos de control vigilen e impidan esa repugnante práctica.

A continuación, publicamos la denuncia que el periodista y escritor José Podda presentó ante la Justicia.

 
San Juan, 27 de febrero de 2012

Sr. Fiscal de Instrucción

En mi carácter de ciudadano de la Provincia de San Juan, me dirijo a UD. con el fin de hacerle tomar conocimiento de un hecho que podría constituir delito.

Narro lo sucedido:
En la madrugada del domingo 23/02 llevo a mi hija al Hospital Privado del Colegio Médico de la calle Rivadavia 542 Este. La atiende la médica de guardia y dice que debe ser internada. Antes, debemos realizar los trámites en administración. Me piden el carné de obra social, (Obra Social Provincia) me dicen que me lo retendrán mientras esté internada, me solicitan 300 pesos, se los doy, me piden otros datos. Debo firmar (según me dicen) autorización para la internación, por triplicado. Cuando voy a firmar la tercer copia, me doy cuenta que no es igual a las anteriores. Se trata de un pagaré Nª 100000000163995, sin fechas y sin montos (un pagaré en blanco). Adjunto una fotocopia del mismo. Me niego a firmarlo, protesto, discuto con el empleado, me muestra un montón de papeles y me dice que todas las personas que se internan firman documentos en blanco. Sigo protestando pero no hay caso, no pude internar a mi hija. Llamo desde mi celular (Movistar 156628431) al 911, aproximadamente a las seis de la mañana del 23/02. Entiendo que se está consumando un delito, abandono de persona. El policía que me atiende me promete que vendrá un patrullero. Espero varios minutos y no llega ese patrullero. No puedo seguir esperando. Mi hija requería urgente atención. La llevo a otra clínica.

Creo, Sr. Fiscal, que los hechos son significativos en sí mismo, y no requieren mayores comentarios. Tengo pruebas de todo lo que afirmo: debe estar grabado el llamado a la policía, tengo el pagaré que me querían hacer firmar y tengo testigos.

Estos hechos superan las circunstancias personales, pues, por lo que me dijo el empleado, es una práctica constante de esa clínica. Desconozco las precisiones lingüísticas del Código Penal, pero en términos del habla cotidiana, eso se llama extorsión, aprovechamiento de la vulnerabilidad de una persona que está angustiada por su familiar enfermo. Una vez que uno firma ese documento en blanco, el que puede ser llenado en cualquier fecha y con cualquier monto, queda en las arbitrarias manos de la administración de esa clínica.

En la confianza de que el Sr. Fiscal sabrá continuar con la investigación y evaluar con sabiduría si lo narrado constituye o no un delito, me despido y aprovecho para saludarlo con atenta consideración.

José Antonio Podda
DNI.11.204.517

Tomado del video capturado por Natalia Vargas, en la foto
se la ve a Bárbara y a Leandro portando el cartel que
tanto molestó a los matones del Gobierno.

Por E. Simón 
Se llama Bárbara, tiene 23 años. Su apellido se omitió para no dejarla expuesta ante la barbarie del poder. Es una joven sanjuanina llena de ideales, de convicciones, de sueños. El fin de semana pasado conoció en su propio cuerpo aquello que quizá alguna vez leyó en los libros de historia: la represión. Ella es una de las manifestantes ambientalistas que durante el Carrusel del Sol se acercó al gobernador junto a otros jóvenes para mostrarle una pancarta donde se hacía alusión a la posible relación entre el gobernador Gioja y la multinacional Barrick.

La respuesta no se hizo esperar, funcionarios del gobierno y fuerzas policiales los patotearon con la brutalidad de quien no ha entendido nada. Entre los agresores que atacaron a Bárbara, estaba Matías Sotomayor, asesor de el Gobierno de San Juan. El País Diario mantuvo una conversación con Bárbara para conocer cómo vivió este momento. Frebrero de 2014, ya pasaron 30 años desde que retornó la democracia al país. Evidentemente algunos no entendieron nada.


- ¿Qué estudiás, Bárbara? 
- Seguridad e Higiene Laboral.

- ¿Por qué sos militante ambientalista? 
- Soy ambientalista porque asumí un compromiso con el medio ambiente y la preservación del mismo motivada por la inacción de los sanjuaninos que se manifiestan en las redes sociales a favor de la naturaleza y en contra de la megaminería, pero no llevan adelante ninguna acción.

- Contame cómo fue el incidente en el Carrusel del Sol. 
- El viernes 21 de febrero, estábamos presentes en el Carrusel de la Fiesta Nacional del Sol. Luego del primer carruaje, caminamos por la orilla de la calle junto a Natalia Vargas, Leandro Zarzuelo y otro compañero más. Natalia filmaba, caminamos varios metros hasta llegar al palco donde se encontraba el gobernador Jose Luis Gioja. Frente al palco de Gioja, desplegamos un cartel donde se leía "Bienvenido Jefe", y estaba ilustrado con imágenes de la contaminación de la minera canadiense de Barrick Gold. Gioja nos saludaba creyendo que era una afectuosa bienvenida. Los medios presentes se dieron cuenta de lo que mostrábamos y mientras algunos enfocaron el lente lejos de nosotros, otros buscaban la foto. Gioja extendió su mano a Leandro Zarzuelo, quien responde que él no le da la mano a corruptores del medio ambiente. Luego de esas palabras, funcionarios y policías nos avanzan, primero sacándonos el cartel a la fuerza. Luego con gritos, empujones y golpes. Finalmente nos logran sacar. En el video se ve a Matías Sotomayor, quien es uno de los primeros en agredirnos físicamente.

- ¿Ahí los detienen? 
- La agente Ormeño Dayana nos agrede física y verbalmente a mí y a mí compañera, agarrándome del cuello, a los empujones y quitándole el celular con el que filmaba Natalia. Nos suben a los gritos y empujones al patrullero a Natalia y a mí. Nos llevan a la Comisaría Primera para luego ser trasladadas a la Cuarta, ya que donde habíamos desplegado el cartel pertenece a ésa comisaría. Ahí nos labran un acta por insultos, amenazas y desorden en la vía pública, la cual me niego a firmar explicándole a la agente que no firmaría algo que nunca hice. La agente nos amenaza con que nos iniciaría una causa penal si no firmamos. Se nos agrede verbalmente en forma constante. Leandro es encerrado en un calabozo. Cerca de las dos de la madrugada nos trasladan a la Comisaria Quinta, ya que en la Cuarta no había personal femenino.A las mujeres nos trasladan a la Quinta. Leandro queda en el calabozo de la Cuarta. En la Quinta nos hacen sacar la ropa y entregar todas nuestras pertenencias. Entregamos los celulares, mi celular lo coloque en mi mochila, y Natalia sus celulares en su bolso. A la mañana siguiente, nuestras cosas estaban en diferente lugar, como si hubieran estado revisando todo. A las 8 de la mañana nos busca personal de la Cuarta para regresarnos a esa comisaría. Como a las 10 nos trasladan a la Central de Policía para que nos revise el médico legista. Luego de eso volvemos a la Cuarta para dejarnos en libertad a las 11.30, ante mi insistencia, ya que soy paciente de diálisis y entraba a las 12 a dialisarme. Ésa es la historia. De ahí ya sabemos: el poder y los manejos de los políticos que no nos dejan manifestar libremente.

- ¿En algún momento sentiste miedo? 
- En el palco, cuando se nos avanzaron funcionarios y policías. Porque con total impunidad nos gritaban, empujaban y nos llevaron. Fue cuando a Leandro le pegaban. Y no sabíamos adonde nos llevaban. Y si iban a borrar la filmación.

- ¿Qué te dijeron tus viejos en tu casa? 
- Nada, estaban preocupados. Como no nos dejaron avisar, no sabían nada.

- ¿Volverías a hacer lo que hicieron esa noche? 
- Sí, obvio. Fue una intervencion pacífica. Lo haría para mostrarle a Gioja que no todos estamos de acuerdo con la minería.

Bárbara se presentó ante el juez al día siguiente de concederme esta entrevista. Le preguntaron si ella había protagonizado la manifestación pacífica esa noche, cuando fue detenida por portar un cartel. Ella declaró que sí. La hicieron firmar su declaración y le dijeron que el dictamen llegaría a su casa. Me pregunto, ahora que terminé de conversar con ella, si alguien llamará a declarar a quienes la reprimieron. Supongo que no. Ya se sabe, el poder atiende de un solo lado del mostrador. Del otro lado estamos todos los demás, los que miramos atribulados cómo esa casta de indecentes se llevan nuestra plata, regalan nuestro oro y se abusan de nuestros hermanos. Así nos va.

Domingo, 23 Febrero 2014 21:22

Obra Social de la Provincia, prisionera del poder

Por
Por Ricardo Mazzanti 
Médico 
El sistema de obras sociales y su noble fin, "entre todos ayudemos a devolver la salud de algunos", fue el puntapié inicial de un complejo sistema que nació en la década de 1950. En San Juan, aparece en la década de 1970 y lo que debería ser una organización con participación del estado y sus aportantes, terminó al poco de comenzar, controlada y regulada en forma dictatorial por un ejecutivo que no se diferenció entre estado de facto y estado de derecho, lo que demuestra algo de nuestra naturaleza fascista. Recordemos en cada nuevo gobierno su promesa incumplida de entregarla a sus verdaderos dueños.


Sin dar números exactos (creo que ni en la propia DOS los saben), alrededor de 50.000 aportantes con un promedio de $600 por cada uno, la suma podría acercarse a la friolera de $30 millones mensuales. Ese dinero, que debería usarse en forma íntegra en salud ya que no son épocas de distraer dinero a temas de esparcimiento y otros fines, primero pasa a "rentas generales", o sea, a discrecionalidad del gobierno, el que obviamente no rinde cuentas a nadie y menos en estas épocas de políticas arrasadoras dónde el "tribunal de cuentas" mantiene sus cuentas borradas por el plumazo del poder.

La obra social más importante de este pueblito del oeste sud americano, sin vaqueros pero con muchos forajidos, permanece secuestrada en una intervención infinita y sin vista a un futuro distinto, sin que los verdaderos dueños de esos dineros puedan criteriosamente destinar un uso racional para el bienestar general.

Este mostruito pulposo va dejando de ser el ente de protección cuidado y amoroso para convertirse en forma abrupta en una especie de policía social, adónde sufre el prestador como el beneficiario. El prestador que debe subordinar su trabajo a la voluntad unidireccional de un jefe, obviamente todos sabemos que sería el actual Ministro de Salud y su subordinado inmediato y títere de esta voluntad anti médica, el interventor de la DOS. Los entes recaudadores, Colegio Médico, Asociación Médica Sarmiento y Clínicas y Sanatorios, verdaderos abstemios a la hora de reclamar mejoras ante las narices achatadas de recibir portazos.

Por otro lado, los supuestos beneficiarios, o sea, todos nosotros o al menos unos 160 mil sanjuaninos, de los cuales una minoría deben hacer uso frecuente y otros muchos que solo lo hacen en la eventualidad remota, deben y debemos sufrir los embates de un ejército de empleados adiestrados para decir "no" o al menos poner tantos troncos en el camino que termina siendo un calvario como el de Jesús, aunque de latigazos morales y esto no es un decir, dentro de la DOS hay una oficina especialista en encontrar cualquier defecto en las órdenes de pedidos o acciones médicas y rechazar prácticas realizadas, lo que en la generalidad de las veces termina fagocitando el honorario médico, o sea, la Dos se ríe de esos profesionales y les hace el famoso y desagradable "siga participando" o dicho de una manera mas lunfarda, les roba los honorarios y a llorarle a Balverdi, solo que éste ya tiene cáscaras en los oídos después de 17 años de abuso de poder.

Los enfermos que deben recurrir a esta Obra Social y penar para lograr sus medicamentos, las autorizaciones de estudios y cuanta cosa sea requerida y que muchas veces debe concurrir a la justicia, una justicia benefactora en gran parte para el estado monstruo que engullo todos los resortes de poder y que hace a su antojo lo que su paranoia le dicta. Pseudo autorizaciones tecnológicas que terminan siendo un dolor de cabeza, colas que aterrorizan a cualquiera que debe hacerlas, como entrar a las puertas del infierno, pluses que el propio estado cobra al expender recetas y consultas y que debería ser escrachado tal como lo hace con algunos médicos que en forma aleatoria desea escrachar y castigar como si fueran los forajidos buscados con precio sobre sus cabezas.

La Obra Social de la Provincia, si, la que debería ser controlada y gerenciada por sus verdaderos dueños, los aportantes o si quiere, por los tontos que recibimos feroces descuentos de nuestros haberes por recibir migajas, sin desvíos algo extraños, que hacen al menos que uno sienta el manoseo poco escrupuloso y teñidos de historia de abusos en la política Argentina de los últimos años o de lo generacional que nos toca.

Sencillamente podemos decir, la gran oportunidad de poder discutir y adecuar valores justos para la parte actora de los profesionales y excelencia controlada por parte de los beneficiarios del sistema de atención y adecuar tecnológicamente el sistema para facilitar lo que debería ser fácil, es decir el acceso a la salud sin más vueltas que presentar una tarjeta como en las pre pagas, todo se pierde en la estúpida burocracia que se le ha imprimido a este sistema de seguridad social que hace ya varios años dejó de ser de "libre y de rápido acceso", para convertirse en la dura Obra Social de Balverdi y Delgado.