Viernes, 05 Junio 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Política

Manzano posa junto a su ex compañero
de militancia menemista, José Luis Gioja,
hoy lkirchnerista. Pegado a los dos,
el inefable Daniel Vila.
Según informó el sitio La Política on line, el ex ministro del justicialista Carlos Menem se asociaría con el venezolano Miguel Mendoza para quedarse con Ecogas. Nadie explicó a ciencia cierta cómo se capitalizó José Luis Manzano, quien siendo Ministro del Interior del justicialista Carlos Menem, fue el autor de la triste frase: "Yo robo para la corona".

Manzano es socio de Daniel Vila en el multimedios que lleva el apellido de los dos y que incluye América TV y el canal de cable América 24, pero en televisión también tiene el Canal 6 de San Rafael, el Canal 7 de Mendoza, el Canal 8 de San Juan, el Canal 10 de Junín y la red de televisión por cable Supercanal que provee en varias provincias del país. Asimismo edita los diarios Uno de Mendoza, Uno de Santa Fe y Uno Entre Ríos, La Capital, de Rosario y San Juan 8 on line y la revista Primera Fila. Y posee casi dos decenas de radios, entre ellas, La Red y varios sitios de internet.

Josè Luis Manzano, un hombre
de negocios y suerte.
El Banco Santander tiene sus complicaciones para concretar la operación de venta de Ecogas (Distribuidora de Gas del Centro y Distribuidora de Gas Cuyana) ante la irrupción de dos pesos pesados: El ex ministro del Interior del menemismo, José Luis Manzano y el empresario venezolano Miguel Mendoza, un peso pesado en la región. El ente regulador podría cuestionar la operación de venta, ya que Manzano tiene concesiones en petróleo y la empresa de distribución eléctrica de Mendoza, lo que, de sumar a Ecogas a su portafolio lo pondría en una posición susceptible de constituir un monopolio energético en la región de Cuyo.

Manzano tiene un vínculo vidrioso con Metrogas, ya que inicialmente, en una operación revelada en su momento por el sitio La Política on line, con gran habilidad logró sortear las resistencias de Cristina Kirchner y entró en esa compañía junto a otros connotados menemistas, como el empresario Jorge Neuss. Neuss de hecho iba a ser el ministro de Defensa de Menem si este accedía a un tercer mandato y cuando Kirchner asumió la presidencia lo mandó a juicio al anular la licitación del control del espectro radioléctrico, que este había ganado en los 90 junto a la francesa Thales Spectrum. Luego Cristina avanzó en la toma de control de Metrogas vía la estatal YPF comandado por Miguel Galuccio y esta sería una de las razones del conflicto que la Casa Rosada mantiene con el grupo de medios Vila-Manzano.

Ahora, el nuevo socio de Manzano en esta aventura es Miguel Mendoza, otro controvertido y poderoso empresario con negocios en toda la región, que van desde la soja hasta la energía. Miguel Mendoza, ya tiene antecedentes en nuestro país, el año pasado el gremio Luz y Fuerza se quejó ante el Ministerio de Infraestructura bonaerense porque este empresario controlaría dos de las cuatro distribuidoras de gas de la provincia. El gremio denunció en ese momento que las compras de esas compañías habrían sido irregulares. Esto no detuvo el avance de este misterioso venezolano que este año compró otra empresa en Argentina, la petrolera Key Energy Services .
Por E. Simón 
Artistas independientes realizaron una intervención en el Parque de Mayo para expresarse contra la persecución policial y la actitud del gobierno de no dejarlos trabajar en las calles de San Juan.

En un breve comunicado, expresaron: "Nosotros los artistas callejeros e independientes, en conjunción con otros artistas que no pueden usar los espacios públicos (todavía) buscamos una alternativa ante la desesperante situación en la que el gobierno y su burocracia profundizan la represión persiguiendo y encarcelando a los inocentes artistaspor expresar su arte".

Asimismo, invitaron a toda la ciudadanía a que "apoyen esta causa y que se unan a esta lucha por un arte libre y sin fronteras". Los manifestantes se mostraron molestos por la persecución de artistas callejeros por parte del Gobierno de Gioja y sienten que, de alguna manera, éso forma parte de un proceso de "criminalización de la cultura". La Asamblea de Artistas Callejeros e Independientes de San Juan seguirá con este reclamo hasta lograr la plena libertad de poder trabajar en los lugares públicos.
El Frente Amplio UNEN puso en escena a sus candidatos con el propósito de constituirse como una alternativa de poder para las presidenciales del 2015. En el escenario confluyeron los aspirantes a encabezar las candidaturas: Pino Solanas (Proyecto Sur), Carrió (CC-ARI), Binner (FAP) y los radicales Sanz y Cobos.

El FAP y UNEN presentaron formalmente el Frente Amplio UNEN (FAU), la alianza con la que buscarán constituirse como una alternativa de poder en el 2015, en un acto que reunió en un mismo escenario a los cinco presidenciables del espacio. La foto de Hermes Binner (Partido Socialista), junto a Ernesto Sanz (UCR), Elisa Carrió (Coalición Cívica-ARI), Fernando "Pino" Solanas (Proyecto Sur) y Julio Cobos (UCR) apuntó a dar una señal de unidad y sepultar los cortocircuitos internos originados en los últimos días por una futura alianza con el PRO.

Para evitar guerra de egos, no hubo oradores en el acto que se desarrolló en el porteño teatro Broadway y los principales dirigentes se limitaron a firmar el "acta de compromiso", que fue leída por el actor Luis Brandoni. Refrendaron el texto con su firma dos referentes de cada partido: Sanz y Cobos por la UCR; Binner y Roy Cortina por el socialismo; Carrió y Pablo Javkin por la Coalición Cívica; Solanas y Alcira Argumedo por Proyecto Sur; y Margarita Stolbizer y Jaime Linares por el GEN.

También lo hicieron Humberto Tumini y Victoria Donda, por Libres del Sur; Luis Juez y Norma Morandini, por el Frente Cívico; y Mario Mazzitelli y Virginia González Gass, por el PSA. Los principales referentes del espacio bajaron hoy el tono de la polémica interna, surgida en los últimos días en torno a un supuesto acuerdo con el macrismo en un eventual ballotage en el 2015, una idea que recibió el guiño de Carrió, Cobos y Aguad, y fue rotundamente rechazada por Solanas, Stolbizer y Tumini. A mitad de camino quedaron las declaraciones de Binner y de Sanz, quienes evaluaron que ese debate no era oportuno y que, en todo caso, debería darse en el futuro.

Ante un teatro colmado de dirigentes de todo el país e invitados especiales, el intérprete Jairo cantó el Himno Nacional, se proyectó un video y se dio a conocer el logo del FAU, que será impreso en las boletas electorales. La elección del nombre, Frente Amplio UNEN, "sintetiza positivas gestiones de gobierno en ciudades y provincias del país, y valora experiencias innovadoras que contaron con un fuerte respaldo popular", se explicó en el documento.
Los relevamientos de consultoras, a diferencia del denostado Indec, afirman que la devaluación impactó negativamente sobre el bolsillo de los argentinos. La manipulación de los índices de inflación que el gobierno comenzó a hacer en el 2007 tuvo un impacto colateral sobre otros indicadores clave como el PBI. Pero fue en las estadísticas sociales donde más se notó la falacia que llevó a ocultar las cifras de la pobreza que ya alcanzaría al 30% de los argentinos.

El año pasado para el Indec la pobreza en el Conurbano durante el primer semestre se ubicaba en un 4,7% y la indigencia en sólo 1,4%, mientras que para el Observatorio de la deuda social de la UCA eran del 25% de pobreza y 7% de indigencia. Vale decir que sextuplicaban los números oficiales.

Además, otras mediciones también cuestionaban las cifras del Indec y marcan los mismos porcentajes. Tal el caso de los sondeos que realizan la CGT opositora de Hugo Moyano, el centro de estudios Cifra que depende de la CTA oficialista de Hugo Yasky, y el Instituto de Investigación Social, Económica y Política Ciudadana (Isepci) de Libres del Sur.

Moyano ya lo había advertido en febrero, luego de la devaluación, que conforme al estudio realizado por la central sindical opositora, hoy son 12.459.000 las personas que no alcanzan a cubrir la canasta familiar estimada en 6.400 pesos, lo que significa que el 30,9% de la población se encuentra ya por debajo de la línea de pobreza.

Es dable recordar que la pobreza se calcula en base al nivel de ingresos de las familias que releva el Indec, y luego se compara con una Canasta Básica Alimentaria (CBA) y otra Canasta Básica Total (CBT), cuyo valor varía dependiendo del que se tome como base. Se calcula que con la devaluación de enero y la escalada inflacionaria de los últimos meses, los indicadores sociales amenazan con delatar resultados para nada alentadores. El titular del Isepci, Isaac Rudnik, estimó que “la pobreza tiene que estar cerca del 30%, y la indigencia puede haber subido un punto, hasta 8%”.

Las estimaciones privadas indican que, para una familia tipo, a febrero, la Canasta Básica Alimentaria sumó unos $2.500 pesos mientras que la Canasta Básica Total costó $4.400 pesos mensuales. Estas cifras casi triplican a las últimas estimaciones oficiales calculadas con el viejo IPC. De reconocer estas cifras, el oficialismo debería admitir la existencia de 1 millón de indigentes y 3 millones de pobres más de lo que viene admitiendo hasta hoy.
Así lo afirma el sitio La Política on line. El jefe de Gabinete cree que hace falta volver a subir el precio del dólar pero el ministro rebelde se resiste. A tres meses de la mayor devaluación en más de una década, Jorge Todo Terreno Capitanich considera necesario volver a subir el tipo de cambio pero choca con Axel La Joven Guardia Kicillof, quien está convencido de que no es el momento.

El miércoles el ministro volvió a ir al Banco Central para reunirse con el presidente Juan Carlos Fábrega, a quien le recriminó la fuerte suba de las tasas de interés. Fue esa medida una de las armas de Fábrega tranquilizar la plaza cambiaria y cuando legisladores radicales lo advirtieron sobre los efectos recesivos, no dudo en tirarle la pelota al ministro: “Ese problema es de la política económica”, respondió. El ministro tomó nota y le fue a pedir una baja de tasas y frenar el dólar en los 8 pesos que está anclado. En este último punto, Kicillof tiene que confrontar con Capitanich, quien dice ser ideólogo de la devaluación de enero, que luego le fue atribuida a Fábrega.

“En 2010 y 2011 se devaluaba unos puntos y los salarios aumentaban más de 20%. Es insostenible este esquema”, planteaba por el chaqueño. La última salida que había intentado fue un endeudamiento expansivo mediante inversiones de China y Rusia, pero no lo logró: los viajes de Kicillof por esas latitudes fueron un fracaso. Consumada la devaluación, la idea de Capitanich era un dólar a 9 pesos y no a 7,90, paridad que luego impuso Kicillof para luego anclarlo en 8 pesos. A un trimestre de aquellos días de furia financiera, el debate del Gobierno es si la devaluación alcanzó para sostener el nivel de reservas y dar competitividad a las economías regionales o si todo debe volver a fojas cero.

Kicillof se resiste. Teme que otra suba de la divisa tire por la borda el control de precios que usa como bandera para anunciar una “desaceleración” progresiva de la inflación, que las consultoras privadas niegan. El dilema será hasta cuando puede resistir el dólar a este precio, con aumentos salariales e inflación no menor al 30%. Fábrega hoy recibe divisas de la liquidación de granos pero debe desprenderse de otro tanto para importar energía y pagar deuda. En septiembre, el campo dejará de aportar y ahí volverá a verse su capacidad para sostener el tipo de cambio. Fue en esa fecha del año pasado cuando empezó una caída estrepitosa de divisas que sólo pudo frenar la devaluación y la suba de tasas.

En esos meses los chacareros apostaron fuerte a la devaluación y frenaron los embarques. Ni siquiera la devaluación de enero los conformó y recién cuando Capitanich negoció una baja en el IVA se desprendieron de sus granos. En sectores agropecuarios debate por estas horas si no volverán a frenar parte de la cosecha a la espera de una devaluación mayor. ¿Acaso el Gobierno tiene reservas como para resistir un desafío así? De ocurrir, sería el puntapié inicial para volver a poner la devaluación como tema principal en la Casa Rosada, donde hoy no todos quieren mencionarla.