Martes, 07 Abril 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Viernes, 26 Octubre 2018 12:00

El Juez Bonadio se desprende de una parte de la causa de los Cuadernos

Por El País Diario

Los dirigentes de La Cámpora fueron mencionados por el exsecretario de Obras Públicas, José López, en su declaración como arrepentido.

Tras tomar declaración indagatoria a distintos dirigentes de La Cámpora, entre ellos al Diputado Máximo Kirchner, el Juez Claudio Bonadio decidió enviar a sorteo esta investigación para que sea otro magistrado el que lleve adelante el caso. El mismo resultó como derivación de la causa de los cuadernos de la corrupción.

Además del hijo de la expresidenta Cristina Kirchner, Jefa de la Banda de Cacos, por el despacho de Bonadio pasaron los diputados nacionales por el Frente para la Victoria Eduardo De Pedro y Andrés Larroque; el exsecretario de Justicia Julián Álvarez; y el legislador provincial por el Frente Amplio Justicialista de Buenos Aires, José Ottavis.

El juez decidió desprenderse de esta investigación luego de completar este paso procesal.

Según consta en su declaración ante Bonadio, el exfuncionario José López, segundo de Julio De Vido, aseguró: "En el año 2015, faltaban dos días para un acto y movilización en Plaza de Mayo y me pide una reunión el Cuervo Larroque y me dice que necesitaba para el día siguiente cinco millones de pesos. Le dije que no tenía que hablar conmigo sino con De Pedro. Se fue enojado. Yo, inmediatamente, pedí una reunión con De Vido y me dijo que había hecho bien. A través de José María Olazagasti le pasábamos financiamiento a De Pedro. De Vido decía que teníamos que seguir la relación con él porque tenía buena relación con un sector de la Justicia. Me refiero a Justicia Legitima, según me decía De Vido".

Además manifestó que "con relación al financiamiento de La Cámpora puedo aportar que conmigo y con el resto de los viejos que teníamos relación con Muñoz y Néstor, nos veían como la escoria. Desconozco si De Pedro conocía el sistema de recaudación. La organización de La Cámpora era atípica. Larroque, Julián Álvarez y De Pedro tenían peso. Máximo lo manejaba más con el teléfono y a Axel Kicillof, si bien estaba dentro del grupo, lo veían como un técnico, pero tenía mucha más llegada a Cristina".