Miércoles, 03 Junio 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Domingo, 22 Julio 2018 11:23

El peronismo madura la idea de armar una interna sin Cristina La Muchacha Progre

Por El País Diario

Mantequita Massa, Fashion Urtubey, El Traico Pichetto y otros referentes del PJ, creen que "unidos" es la única manera de ir a elecciones con chances en 2019.

Cuando falta poco más de un año para las PASO, la división que Cristina La Muchacha Progre genera entre peronistas se profundiza. Cada vez con mayor nitidez, aparecen de un lado los que no conciben la elección del año que viene sin ella en el centro y, por el otro, los que con la misma firmeza sostienen que el peronismo solo tiene futuro electoral lejos de la expresidenta.

Esta semana lo verbalizaron el Gobernador de Salta, Juan Manuel Fashion Urtubey , y el jefe del PJ en el Senado, Miguel El Traico Pichetto . Ya lo habían hecho antes: el primero, haciendo foco en que el año pasado Cristina construyó Unidad Ciudadana, un "espacio de izquierda que nada tiene que ver con el peronismo". El segundo, repitiendo como un mantra que "Cristina es el pasado".

Más allá de las manifestaciones públicas, el debate interno sobre cómo debería definirse el candidato que enfrentará al de Cambiemos el año que viene gana temperatura y espacio en las tertulias peronistas. ¿Unas PASO compartidas por todas las vertientes del peronismo que incluyan al kirchnerismo? ¿O una interna peronista sin la expresidenta o el candidato que ella elija?

La segunda alternativa gana fuerza entre los peronistas "tradicionales", como Urtubey y Pichetto. Pero también para Sergio Massa . Ese polo toma distancia de los intendentes del conurbano, que, ya sin medias tintas, avisan que quieren a Cristina candidata.

Como en las dos últimas elecciones, el jefe del Frente Renovador apuesta a representar la remanida "avenida del medio", a ser quien aglutine al peronismo no kirchnerista para enfrentar a Cristina y a Macri. En su entorno creen que las condiciones para ocupar ese tercer espacio son hoy más propicias que en 2015 y 2017, entre otras cosas, porque los núcleos duros de votantes, tanto de Cambiemos como del kirchnerismo "se están achicando". No niegan la vigencia de Cristina, pero apuntan a su mentado "techo" y advierten: "Ojo, que una cosa es Cristina en Buenos Aires y otra en el interior del país".

Mantequita Massa seguirá en silencio. Viajará a La Banda, Santiago del Estero, antes del 12 de agosto, cuando la ciudad elegirá intendente. Pablo Mirolo, del Frente Renovador, va por la reelección. También tiene en agenda visitas a Jujuy, Corrientes y Neuquén, todas provincias no peronistas.

La "teoría de los tercios" no solo se discute en el massismo. También Urtubey cree que entre quienes apoyan sin dudar a Cambiemos y los kirchneristas incondicionales hay tierra fértil para plantar la candidatura del gobernador salteño.

En los últimos días, antes de encarar un nuevo raid por medios nacionales, Urtubey vio una encuesta de Isonomía que lo envalentonó: el apoyo a Cristina Kirchner no supera los 30 puntos. El mismo nivel que retiene Macri. "Hay un 40 por ciento de gente que cree que Cristina es el pasado y que Macri chocó el país. Esos son los votos que vamos a ir a buscar", dicen cerca del salteño.

Las posturas de Massa y Urtubey se explican por un último dato hoy ineludible: si Cristina participara en las PASO panperonistas, los dejaría fuera de juego.

Por otro lado, la mayoría de los gobernadores tomó cierta distancia de la discusión de las candidaturas nacionales para el año que viene. Hoy la prioridad es negociar el ajuste con la Casa Rosada y atenuar al máximo el impacto de la crisis en sus provincias. La mayoría se mueve con su reelección en el horizonte y cuenta con la carta de desdoblar la elección, por lo que la definición de la oferta electoral nacional no es acuciante.

Lejos de Cristina, el peronismo no kirchnerista sigue de cerca la evolución de la crisis económica mientras planea sus movimientos. El próximo paso sería un acto en la provincia de Buenos Aires, aunque admiten que "está muy verde". No será antes del debate sobre la legalización del aborto en el Senado, el 8 de agosto.

Fuente: La Nación