Jueves, 28 Mayo 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Jueves, 26 Octubre 2017 08:44

Ya está en la cárcel parte de la Banda de Ladrones que lideró Cristina

Por Ernesto Simón

Fueron una Runfla de Bandidos que saqueó el país y convirtieron a la Democracia en Cacocracia. Parte de la banda de Cristina ya está adentro. Falta la jefa.

Luego de la detención de Julio De Vido, exministro de El Furia Néstor y de Cristina La Muchacha Progre, la cárcel de Ezeiza comienza a perfilarse como réplica de una reunión de gabinete con traje a rayas y con la nostalgia inevitable de haber sido y ya no ser. Los muchachos de la banda pasaron del lujo a la celda sin medias tintas y sin haberlo siquiera imaginado en otros años. En esta nota el detalle de cada uno de los integrantes de la Runfla de Ladrones.

RICARDO JAIME
El ex Secretario de Transporte se entregó el sábado 2 de abril de 2016 en la delegación de la Policía Federal, en el barrio de Alta Córdoba. Unas horas antes, el juez federal Julián Ercolini había ordenado su detención en una causa en la que se investiga el pago de sobreprecios durante la compra de trenes inservibles a España y Portugal en 2005. En su resolución, el juez explicó que "los fondos abonados por el material rodante adquirido eran de desproporción exorbitante en relación a su calidad y funcionalidad real". Esto hizo presumir a Ercolini que "grandes sumas de dinero fueron sustraídas de la esfera de la administración pública por los funcionarios a quienes fueron confiadas. No sirvieron ni para repuestos". El 30 de mayo de 2017, Julián Ercolini elevó a juicio oral la causa por los delitos de administración fraudulenta agravada por haber sido cometida en perjuicio de una administración pública y cohecho.
 
LÁZARO BÁEZ
Hombre de confianza del finado Néstor Kirchner, lo detuvieron el 5 de abril de 2016. Fue un operativo de la Policía de Seguridad Aeroportuaria que tuvo a su cargo la detención del empresario Lázaro Báez, uno de los más favorecido por la obra pública durante el régimen kirchnerista. Lo apresaron cuando aterrizó su avión privado en el aeropuerto de San Fernando. Lo orden había sido librada por el juez federal Sebastián Casanello al enterarse que el Lear Jet del dueño de Austral Construcciones no contaba con un plan de vuelo. "Desconociéndose su destino lo que dispara los riesgos de fuga", escribió el magistrado en la orden de detención dictada en el marco de la causa por la Ruta del dinero K, una investigación que saltó a la luz gracias al programa PPT, del reconocido periodista Jorge Cocha Golda Lanata. En ese mismo operativo fue capturado el contador de Báez, Antonio Pérez Gadín, que es el sujeto que puede verse en el video de La Rosadita contando millones de dólares. El 19 de abril, luego de estar 5 días fugado, también cayó Jorge Chueco, el abogado de Lázaro Báez. Lo capturaron mientras caminaba por las calles de la ciudad paraguaya de Encarnación. Las autoridades del vecino país quisieron identificarlo y al no tener documento, lo trasladaron a una comisaría. Allí confesó su identidad y la policía de Paraguay alertó al gobierno argentino. Pero la cuestión no terminó ahí, el 25 de agosto de 2017, en una resolución de 750 páginas, el Juez Casanello procesó a Lázaro Báez y a otras 26 personas por integrar una banda dedicada al lavado de dinero entre los años 2010 y 2013 a través de un entramado societario que controlaba cuentas en Suiza. El magistrado calcula que se habrían canalizado unos 60 millones de dólares cash de la corrupción.

JOSÉ LÓPEZ
Este es el más famoso de los muchachos por la ridiculez que protagonizó en el convento de monjitas. Fue durante la madrugada del 14 de junio del año pasado cuando el ex Secretario de Obras Públicas y número dos de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación quedó en evidencia mientras intentaba ocultar en un monasterio de General Rodríguez bolsos con casi 9 millones de dólares, 153.000 euros y 59.000 pesos. Además llevaba consigo relojes y una carabina marca Sig Saguer, calibre 22, con un cargador y 25 proyectiles. Si en el kirchnerismo había un loco suelto, ése era López, un mamarracho de película y un taimado sin freno. A fines de septiembre de 2017, el juez federal Daniel Rafecas dispuso la elevación a juicio oral de la causa contra José López por el delito de enriquecimiento ilícito. También serán juzgadas la exesposa del exfuncionario, María Amalia Díaz, y la monja Celia Inés Aparicio por encubrimiento.

VICTOR MANZANARES
Fue detenido el 17 de julio de 2017, tres días antes del Día del Amigo, pobre tipo. Este fue el histórico contador de la familia Kirchner. Lo esposaron en su estudio de la calle 9 de Julio 161, Río Gallegos. El juez federal Claudio Bonadio ordenó la detención de Manzanares por una maniobra para eludir las medidas cautelares dictadas en la causa Los Sauces y por burlar la intervención de la sucesión de Néstor Kirchner. Estas maniobras turbias del contador permitieron que el guapo Máximo y la creativa cineasta Florencia siguieran percibiendo los alquileres de varios inmuebles. El magistrado había sido alertado por la interventora judicial quien descubrió que el contador había enviado cartas a los inquilinos mediante las cuales los instruía para que hicieran los depósitos en una cuenta del exgobernador de Santa Cruz, Carlos Sancho. Manzanares hoy está procesado por asociación ilícita y lavado de dinero. El notable contador recusó al juez Bonadio pero la Cámara Federal rechazó el planteo.

ROBERTO BARATTA
Roberto Baratta fue mano derecha de Julio De Vido en el Ministerio de Planificación. Al enterarse de que el juez Claudio Bonadio había ordenado su detención, quiso ir a despedirse de sus hijos. Pero cuando llegó a su casa situada en el barrio porteño de Belgrano, lo estaba esperando la Policía de la Ciudad. Fue el 19 de octubre de 2017. Ese mismo día Bonadio procesó con prisión preventiva a De Vido y a Baratta, ordenó la detención del segundo al tiempo que pidió el desafuero a la Cámara de Diputados del exministro kirchnerista. En este expediente se investiga el pago de sobreprecios en la compra de gas natural licuado que llegaba en barcos a Argentina. Según el juez, la maniobra de estos buenos muchachos generó un perjuicio económico a las arcas del Estado de más de 6.900 millones de dólares.

Fuentes consultadas: Poder Judicial de la nación, La Nación e Infobae