Viernes, 05 Junio 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Viernes, 28 Febrero 2014 12:31

¿Son delincuentes los del Colegio Médico?

Por

Por José Podda 
Estoy seguro que no todos los integrantes del Colegio Médico de San Juan son delincuentes. Ni siquiera estoy en condiciones de afirmar que lo que me sucedió constituye un delito; no soy abogado. Pero soy un ciudadano que piensa y de lo que estoy seguro es que,quienes administran el Hospital Privado del Colegio Médico, cito en Rivadavia 542 este, tienen una conducta muy apartada de las normas éticas más elementales.

En la madrugada del domingo 23 de febrero, llevo a ese sanatorio a mi hija. La atiende la médica de guardia y dice que debe ser internada. Antes, debemos realizar los trámites en administración. Me piden el carné de obra social, me dicen que me lo retendrán mientras esté internada, me solicitan 300 pesos, me piden datos. Debo firmar (según me dicen) autorización para la internación, por triplicado. Cuando voy a firmar la tercer copia, me doy cuenta que no es igual a las anteriores. Se trata de un pagaré Nª 100000000163995, sin fechas y sin montos (un pagaré en blanco). Me niego a firmarlo, protesto, discuto con el empleado, me muestra un montón de papeles y me dice que todas las personas que se internan firman documentos en blanco. Sigo protestando pero no hay caso, no pude internar a mi hija. Tuve que llevarla a otra clínica.

Creo que tratar de que alguien firme pagarés en blanco, es tramposo, pero en las circunstancias de la angustia y la urgencia que tienen las personas con un familiar enfermo que debe ser internado, me parece francamente abominable. Espero que los directivos de ese sanatorio no se hagan los distraídos como que esta nota no la leyeron y tengan el mínimo de dignidad para dar las explicaciones del caso. Espero también que los organismos administrativos de control vigilen e impidan esa repugnante práctica.

A continuación, publicamos la denuncia que el periodista y escritor José Podda presentó ante la Justicia.

 
San Juan, 27 de febrero de 2012

Sr. Fiscal de Instrucción

En mi carácter de ciudadano de la Provincia de San Juan, me dirijo a UD. con el fin de hacerle tomar conocimiento de un hecho que podría constituir delito.

Narro lo sucedido:
En la madrugada del domingo 23/02 llevo a mi hija al Hospital Privado del Colegio Médico de la calle Rivadavia 542 Este. La atiende la médica de guardia y dice que debe ser internada. Antes, debemos realizar los trámites en administración. Me piden el carné de obra social, (Obra Social Provincia) me dicen que me lo retendrán mientras esté internada, me solicitan 300 pesos, se los doy, me piden otros datos. Debo firmar (según me dicen) autorización para la internación, por triplicado. Cuando voy a firmar la tercer copia, me doy cuenta que no es igual a las anteriores. Se trata de un pagaré Nª 100000000163995, sin fechas y sin montos (un pagaré en blanco). Adjunto una fotocopia del mismo. Me niego a firmarlo, protesto, discuto con el empleado, me muestra un montón de papeles y me dice que todas las personas que se internan firman documentos en blanco. Sigo protestando pero no hay caso, no pude internar a mi hija. Llamo desde mi celular (Movistar 156628431) al 911, aproximadamente a las seis de la mañana del 23/02. Entiendo que se está consumando un delito, abandono de persona. El policía que me atiende me promete que vendrá un patrullero. Espero varios minutos y no llega ese patrullero. No puedo seguir esperando. Mi hija requería urgente atención. La llevo a otra clínica.

Creo, Sr. Fiscal, que los hechos son significativos en sí mismo, y no requieren mayores comentarios. Tengo pruebas de todo lo que afirmo: debe estar grabado el llamado a la policía, tengo el pagaré que me querían hacer firmar y tengo testigos.

Estos hechos superan las circunstancias personales, pues, por lo que me dijo el empleado, es una práctica constante de esa clínica. Desconozco las precisiones lingüísticas del Código Penal, pero en términos del habla cotidiana, eso se llama extorsión, aprovechamiento de la vulnerabilidad de una persona que está angustiada por su familiar enfermo. Una vez que uno firma ese documento en blanco, el que puede ser llenado en cualquier fecha y con cualquier monto, queda en las arbitrarias manos de la administración de esa clínica.

En la confianza de que el Sr. Fiscal sabrá continuar con la investigación y evaluar con sabiduría si lo narrado constituye o no un delito, me despido y aprovecho para saludarlo con atenta consideración.

José Antonio Podda
DNI.11.204.517