Lunes, 25 Mayo 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 14 Enero 2020 21:25

El Movimiento de las Sardinas

Por Marcelo Arancibia

En su columna de opinión, Marcelo Arancibia cuenta cómo la "democracia del cuerpo" es un remedio para restablecer la democracia representativa que se ha reblandecido en los últimos tiempos.

En Italia ha surgido en los últimos meses un nuevo movimiento denominado "Movimiento de las Sardinas". Las sardinas son unos peces débiles cuando están solas, pero adquieren toda su fuerza en cuanto se juntan y forman una masa.

El "Movimiento de las Sardinas" no tiene intención de convertirse en partido político, nació para oponerse al avance fascista del exvice Primer Ministro Matteo Salvini. Pero también representa la persistencia en Italia de los movimientos callejeros, que se hacen sentir físicamente ("democracia del cuerpo") para reivindicar los derechos humanos y sociales, y hoy también los ambientales.

Movimientos como el de las Sardinas en Italia, que se oponen a las políticas del odio de la extrema derecha; o el que vimos a fines del 2019 en Mendoza, donde la movilización fue en defensa de la vigencia de la Ley 7722, que rompió el pacto político de los negacionistas del cambio climático (que promueven actividades económicas que, como la megaminería, generan efecto invernadero), vienen a fortalecer la democracia, poniendo "el cuerpo" en las movilización y/o "su opinión" en las redes sociales.

De pronto nos encontramos ante una democracia surgida de abajo, de las periferias, donde las demandas por justicia, igualdad, libertad, respeto al medio ambiente, impactan en la legitimidad de ejercicio de Gobiernos acostumbrados a gobernar frente a los "sumisos".

La desorientación de estos Gobiernos frente a la "democracia del cuerpo" es mayúscula, pues se han mal acostumbrado al tradicional discurso del más representativo e insípido pensamiento débil de la oposición política.

La "democracia del cuerpo" ha tocado la puerta del Gobierno de San Juan. Las manifestaciones, con movilizaciones y cortes de calles y rutas en los departamentos de Caucete, 25 de Mayo, Iglesia y Jáchal, entre otros, por el restablecimiento de servicios básicos que hacen a los derechos sociales y humanos de sus habitantes (acceso al agua potable y al sistema cloacal) y en las redes sociales de toda la provincia por el acceso al transporte público y al suministro de luz eléctrica sin cortes, dieron lugar a que el Gobierno retrotrajera los aumentos en el boleto de colectivos y en las boletas de OSSE, congelando su valor por tan solo 120 días.

En tiempos de "ajustes solidarios" y "mayor presión tributaria", y en donde la política en San Juan no ha tenido un solo gesto de probidad y desprendimiento antes sus votantes, "la democracia del cuerpo" es un paliativo frente a tanto desprecio de un Gobierno (no queda exenta la oposición, por su silencio) que gastará en el verano del 2020 cientos de millones de pesos en espectáculos deportivos y artísticos, mientras un número considerable de sus representados no tienen agua, cloacas o no pueden pagar el colectivo para ir a trabajar, o se quedan sin luz ante un viento superior a los 30/40 kilómetros por hora; o ven como pierden sus empleos en el sector privado, cierran sus comercios, o son violentados en su seguridad ante el avance incontrolable de la delincuencia.

La "democracia del cuerpo" es un remedio para restablecer una democracia representativa y constitucional que se ha reblandecido en tiempos del imperio de la democracia delegativa, pues si nos manifestamos como las sardinas (en las calles o en las redes sociales) vemos como resultado que el Gobierno comienza aceptar legítimas demandas sociales por justicia, igualdad y libertad; o bien, a rectificarse cuando dejan de ser el gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo.