Sábado, 28 Marzo 2020
El tiempo - Tutiempo.net

Nacionales

Lunes, 25 Noviembre 2013 11:32

Qué cosa fuera la masa sin cantera

Por
Foto: María Florencia Vazquez
Por Silvia Marcet 
Empezaré por el principio. El domingo no empezó fácil ni mucho menos, lindo. Comenzó con una noticia tristísima y fatal. Por la tarde, decidí tomar fuerzas para no quedarme a reponerme en el sillón. Me obligué a ir a la marcha de cierre del XXVIII Encuentro Nacional de Mujeres en San Juan. Llamé a mi hermana, periodista como yo, pero quien aún ejerce en un medio de comunicación local. Quedamos en encontrarnos en media hora en la Plaza 25 de Mayo.


Apurada, decidí no caminar para no fatigar mis sandalias altas ni esperar el colectivo porque tardaba. El remisero prendió mi mecha: mientras pasábamos por el Centro Cívico divisó la guardia policial preparada para la guerra y espetó: “Se dice que ha venido una avalancha de mujeres y que son muy feroces, están rompiendo todo”. Imaginé a un colono esperando el malón araucano al pie de una línea de fuertes, al sur de la Pampa húmeda, en pleno 1.800.
- ¿Quién lo dice?- salté, si han venido 20 mil mujeres a la ciudad a debatir por diferentes demandas, ¿usted cree que todas son feroces o se le ocurre que, como en cualquier grupo humano, puede haber variedad?
El señor retrocedió cinco casilleros y ambos comprendimos que trenzarnos en una polémica en el bar en un corto viaje al centro era, por lo menos, inútil. Acordamos en varias cosas, pagué con cambio y abajo.

Frente a lacatedral, un golpe de vista inflamó mi ya toqueteada sensibilidad. Tres hileras de jóvenes católicos “autoconvocados” según me explicaron, comandados por un barbudo tipo Rasputín que apenas me vio corrió a velar porque sus muchachos hablaran lo justo y necesario, formaban fila frente al Campanil. Más allá, frente a la explanada de entrada al moderno edificio de nuestra Catedral capitalina, otros jóvenes vestidos de estricto blanco protegían y cerraban el paso de las manifestantes que mostraban tetas, muslos y panza, raros peinados nuevos y tatuajes detrás del vallado policial.

Instintivamente tomé el celular, llamé a mi hermana menor para resguardarme un poco en la cámara fotográfica, el anotador y lapicera que ella traería. “El cuarto poder está para reflejar, no para opinar”, dice la escuela de periodismo norteamericano clásico. Creo que tuve miedo de inclinarme por uno u otro bando. Mi hermana tardaba, buscaba a su fotógrafo que jamás llegó. Así que enfilé para la esquina de Rivadavia y General Acha.

Traté de alivianar mi ánimo pensando cómo pensaría otro ser en mi lugar. Alguien más light o menos emocional. No lo logré. Filas de chicas con remeras de colores, banderas, pinturas en su piel bajo el sopor del calor sanjuanino, en bikini, en tetas, con niños, ancianas, con panzas escuálidas y otras con varios kilos de más y absoluta flacidez, gritaban como desaforadas. Sentí poder, orgullo, sentí alegría de verlas así: libres, fuertes, bellas en todas sus formas, razas y edades. Determinadas. Me abstraje de sus banderías políticas, me escapé de las que pugnaban por el aborto legalizado. Me sentí mejor cerca del grupo anti trata de mujeres y niños. Y luego vi que algunos grupos pequeños (no más de quince mujeres repartidas en cinco grupos distintos) insultaban, atacaban a los varones, atrincherados como soldados en la primera guerra mundial. Cumpliendo perfectamente su papel de víctimas propiciatorias.

- Qué tremenda puesta en escena, pensé. Imaginé el odio de los militares de todas las dictaduras, de los hombres de negocios y de los políticos embriagados de poder ilimitado enfrentando a mujeres tan audaces. Comprendí la cobardía de siglos y siglos de hombres poniendo candados de hierro y palabra a los vientres y a las mentes femeninas. Simultáneamente, sentí deseos de que mis congéneres no necesitaran ser violentas y pudieran dar el “buen combate”, la lucha no violenta o para ser más cinéfilos y pop: traer a la siesta sanjuanina “la tormenta perfecta”. Ya nuestras madres hicieron el desembarco violento en los sesenta, deberíamos haber aprendido algo, pensé creyendo haberme dado una plataforma que dejaría mi mirada serena e imparcial, como una filmadora. Pero entonces, sentí una compasión enorme por nuestra Humanidad. Tan inteligente, brillante y tan adolescente. “Oh, patria mía, tan bella y tan perdida”, rezó Giuseppe Verdi en su Nabucco.

Gracias al cielo llegó mi hermana, munida de su facha de periodista. Ahora sí, pensé. Podemos meternos impunemente por todos lados sin ser salpicadas por la complicada pasión. Pero, hija del Romanticismo al fin, una vez más me equivoqué. Me emocioné y pedí a pie juntillas a Dios y al Universo: que todo sea para mejor. Fuimos preguntando a los diversos grupos de dónde venían, qué les parecía, cómo había sido su participación. Un grupo de chicas con rostros más bien punk por su lookeo, no se movió del frente de la Catedral.
“No vinimos a participar en los talleres, estamos en contra de todo lo legal, no nos interesa debatir, pero al menos déjennos expresar porque es nuestro derecho. Nos quedamos acá porque estamos contra la Iglesia que es la que dice que la vida arranca en el momento en que un feto es un coágulo y es la Iglesia la que dicta el nuevo Código Civil”, dijo una de las chicas.
- Deciles que venís de un diario, le dije a mi hermana.
- Sea como sea, se violentan, me dicenque si vengo de un diario estoy sometida al caudillo Gioja y a la pauta oficial. Ni siquiera les hago preguntas tendenciosas en uno u otro sentido y ya saltan con esto, me contestó. Otra más que tenía su razón y su lucha.
Me contó que asistió a los talleres, que fue a las escuelas donde dormían las visitantes de otras provincias, a la escuela donde se alojaron las trans, al taller donde debatieron las mujeres a favor del aborto y las pro-vida. Que habló con descendientes de pueblos originarios, con familiares de víctimas de violación, de femicidio, de encarcelamiento ilegítimo, con doctoras, profesoras, con médicas, chicas religiosas y con barderas que venían a “poner lo que hay que poner y mostrar lo que hay que mostrar”.

Caminar por la calle San Luis rumbo al Parque de Mayo fue impactante también. Casas de familia, comercios, especialmente peluquerías femeninas, clínicas de estética, jugueterías, clínicas infantiles!!! Todo pintado con rabia y parcialidad: “Mi cuerpo es mío y yo decido”. “Facho, macho, déjame decidir”. “Iglesia = dictadura, dejá de proteger a los curas pedófilos”. “Esta torta no hace dieta”. “Somos las tortas que dice el Diario de Cuyo”. “Menos juguetes y más aborto legal”. “Descoloniza tu cuerpo”. “Mujer: conoceté, disfrutaté y maturbaté”. Salvo lo del aborto, sentí bastante simpatía. No me gustó que hubieran pintado con aerosol en casas privadas. Una mujer sabe lo que cuesta limpiar.

Pero ojo. Tampoco pido que seamos perfectas, que seamos pulcras, remilgadas y sumisas. Claro que no. Habladoras, coloridas, apasionadas, cargadas de cambios hormonales y gritonas seremos siempre. Las manos de las cuevas más antiguas del mundo fueron pintadas por mujeres, que registraban la historia cuando los hombres iban a cazar. Se dice que las pinturas rupestres fueron hechas por mujeres, que la medicina fue inventada por recolectoras de hierbas, que la familia solo puede existir porque la mujer con su condición de matriz, afinca, nutre y educa. Nada mejor que leer, pensé. Tanto escribió ya Marcela Serrano, Virginia Woolf, Isabel Allende, Susan Sontag y tantísimas pensadoras, científicas, maestras, dirigentes, mártires y artistas.

Llegando al Centro cívico comenzó la dispersión. Ufff, tengo que volver a casa, lancé a mi hermana, casi como una autojustificación.
- Me hubiera quedado hasta el final del aquelarre a analizar y disfrutar también de la locura desatada. Esa que solo la multitud trae aparejada. Pero tengo que relevar a mi marido en el cuidado del niño. Todo el día lo ha cuidado él.
- Bueno, vamos, dijo ella.
Doblé sola por Salta, ella se fue rumbo al oeste, por Libertador y hacia la Escuela Fontana. Apenas salí de la formación, autos cargados de hombres, motos, me gritaron cosas en las que registraron los nombres de los órganos femeninos. Modestia aparte, pensé, a pesar de mis 35 añitos: “y bueno, qué va a hacer, siempre recibí piropos”. Pero luego comencé a asustarme porque era de noche, me faltaban muchas cuadras y no todos eran pseudo elogios. Caí a la realidad: me dedicaban pensamientos porque venía de la marcha. Y pensé: acá están los machos fachos que las chicas voceaban, ninguno lo dice de frente, todos en grupo y desde sus motorizados vehículos.

Con estas emociones cruzadas, llegué a casa y comencé a ver por tv y Facebook la encendida reacción del periodismo local frente a la horda de amazonas bestiales, “conchudas” como espetó una señora muy de su casa, mediante un comentario en el diario digital más conocido en la provincia. Violentas y sucias. “Vayan a lavarse el pelo, reprimidas” largó otro ciber-opinador. Obvio que no me gustó que las chicas, hubieran dado comidilla para estas personas, al pintar tantas cosas con aerosol, arruinar espacios públicos, al violentar sus reclamos, al adoptar energía destructiva y ciertamente “masculina”, al sumarse funcionalmente a una puesta en escena para mí, infantil. Rescato lo tratado en los talleres. Pienso que los fuegos de artificios son parte ineludible de todo movimiento social, porque como humanidad, somos de espíritu y de barro. Y concluyo: algo deberíamos haber aprendido de Gandhi, Luther King, Mandela y la monja catamarqueña, Martha Pelloni.

Masa, multitud, individuo 
Primero, hay que aclarar que la "masa", la multitud, es en Psicología social, tratada como un sujeto con conciencia propia. Diferenciado del grupo, un agregado de individuos que se conocen entre sí y con un limitado número de miembros. Ambos sujetos sociales comparten el elemento de la sinergia. La suma multiplicadora de energía psíquica, espiritual, física e intelectual. La multitud, en cambio, tiene en sí dos elementos explosivos: la exaltación de las pasiones y el anonimato. ¡¡Si lo habrá sabido Hitler, Mussolini y tantos otros con sus monstruosos y perfectos desfiles, donde cada soldado era un ladrillo más en la pared o mejor dicho, una célula más en el gigante animal rugiente!!!! El sonido de la marcha, si lo sabrán los generales, tiene la misma misión del tambor de guerra: acelera corazones, marca el paso y no deja que la cabeza piense demasiado. Los gritos en la marcha, si lo sabrán terroristas y caciques, tienen el mismo efecto que el grito del jefe del malón indio. El lema es "que no decaiga"... la acción. Yo misma, en cualquier marcha o recital recibo un golpe energético en el pecho, en los brazos, en las piernas, me emociono, se humedecen mis ojos y pienso: Soy parte de la historia, soy uno con el universo. Como Will Smith... Soy leyenda, me la creo y allá voy. Aceptando estos efectos ya muy estudiados, la socióloga Laura Avila no me dejará mentir, hay que seguir usando nuestro registro del otro, registro de la Historia para no dar por tierra con los propios esfuerzos. Esto no es una guerra de Secesión o de Independencia estilo Brave Heart (Corazón Valiente, con Mel Gibson para más datos), en que honramos las bondades del Tambor de Tacuarí. No es una formación nazi o un desfile de camisas pardas devenidas en cuerpo único.

Lo de ayer fue una marcha de mujeres de todos los colores, edades y pensamientos. Solo sugiero que para la próxima reunión se eviten esos golpes de efecto grotescos, ridículos e infantiles para esta altura de la historia de la Humanidad, pintadas en casas y negocios privados, enfrentamientos con chicos de diversos credos, que se termine con esto de increpar hombres tal como ellos históricamente hicieron y hacen con las mujeres y que prediquen con el ejemplo del respeto. Es muy difícil. Claro que sí. Además de gigantes foráneos de la lucha no violenta tengo otro ejemplo para dar: mujer y argentina: la monja Martha Pelloni. Organizadora de las Marchas del Silencio en Catamarca, por el femicidio de María Soledad Morales. Joven víctima del machismo feudal, patriarcal, rancio, sardónico, corrupto y protegido por el poder nacional y la Justicia, si los hay. Y miren si logró o no algo, Martha, desde su pequeño y olvidado lugar en el mundo.

Pido que el humo de la hoguera, prendido tanto por las llamadas “brujas” como por los modernos Torquemadas, no oculte lo importante. Que la trata, la violencia de género, la violencia contra los niños, la injusticia, el maltrato a las mujeres que denuncian golpes en comisarías, no se oculte, no se apañe, no se libere; que el ojo de la sociedad no se canse nunca de exigir a los tres poderes del Estado: Justicia, Educación, Igualdad.
Foto: cortesía de Diario de Cuyo
En avión trasladaron al gobernador Gioja hasta Buenos Aires en un intento más por sacarlo de la terapia intensiva en la que se encuentra desde hace 45 días, luego de que sufriera el accidente en el helicóptero de la provincia cuando la aeronave era usada para hacer propaganda y campaña junto a los candidatos del FpV, Margarita Ferrá (fallecida) y Daniel Tomas, diputado electo. El avión en que llevaron a Gioja a Buenos Aires arribó a Aeroparque poco antes de las 13 y desde ahí partió al Hospital Italiano, donde continuará su tratamiento en in intento por sacarlo del estado grave en el que se encuentra desde hace más de un mes. El primer mandatario provincial viajó en una ambulancia privada acompañado del equipo de profesionales que lo asistió durante el vuelo. Su hijo mayor, Gastón Gioja, empresario de medios, lo hizo en auto junto al ministro de Salud de la provincia, Oscar Balverdi. Se esperan novedades.
Foto: María Florencia Vazquez
Por E. Simón 
Mujeres al borde de un ataque de democracia. Qué buena onda, todas por las calles paseando su encanto y libertad. De todas las edades. Las más viejas son hermosamente dulces, porque dejan el testimonio de lucha para quien quiera tomarlo. La prensa local reaccionaria actuó en consecuencia a las directivas del poder oscuro y atrasado que gobierna San Juan. Gioja perfeccionó el modelo de Leopoldo Bravo, que lo había copiado de cuando fue colaboracionista de la Dictadura Militar. Como dice Billy Bond: "salgan al sol, idiotas".

Escribí en el posteo de un afamado periodista y conductor, Osvaldo Pajarito Benmuyal, algo referido al XXVIII Encuentro Nacional de Mujeres. Puse que no me cabe dudas que son mujeres honorables, pensantes y que van a debatir libremente y sin perjudicar a nadie. Lo que sí, y dicho con el respeto que nos tenemos, me hubiese gustado que la gran mayoría de los periodistas conservadores y reaccionarios locales que tenemos, y que por estos días saltaron a criticar el encuentro, hubiesen esgrimido las mismas dudas enfáticas respecto a las mineras foráneas que se instalaron en San Juan hace más de 15 años, se llevan el oro y nos dejan un mísero 3%. Encima destruyen la Opus Dei (obra de Dios), dinamitando la cordillera y haciendo un daño irreparable. Y pedí que "ojalá el periodismo se muestre tan preocupado por este tema (minería predatoria) como con el de las mujeres debatiendo en San Juan".

Recibí una respuesta respetuosa pero laxa, que no conformó mi ansiedad por el debate permanente para que San Juan deje de ser la sociedad conservadora y rancia que todavía es, desde la dictadura militar hasta la fecha. Y luego de su respuesta le dije que "me extraña, llevo años de consecuencia en mi postura anti minería imperialista". Le expliqué que sé muy bien que tanto él como muchos periodistas locales tocaron el tema de minería transnacional, pero aclaré que a mi limitado y pobre juicio, lo tocan de manera laxa, lo cual no alcanza para que el debate sea profundo.

En cuanto a las mujeres, qué necesidad hay de descalificarlas a priori, sin saber qué vienen a hacer y cómo van a comportarse. Anduve por el parque, las plazas y me dio alegría ver mujeres debatiendo y disfrutando de San Juan, era una primavera deliberativa que hace contraste con el San Juan conservador que muchos medios proponen y que el gobernador Gioja ha profundizado, tomando como modelo histórico, el San Juan de Leopoldo Bravo, quien fuera colaboracionista de la Dictadura Militar y luego gobernador electo en 1983. Como dice Billy Bond: "salgan al sol, idiotas".

Pedí a Osvaldo Benmuyal que si le interesa que debatamos cara a cara, que me avise "y voy a tu programa cuando quieras", le dije. Yo no puedo hacer debate en ningún programa porque el gobernador Gioja, padre del dueño del multimedios para el que Osvaldo trabaja, me ha prohibido hacer radio, tv y gráfica en medios locales, o sea, censura y proscripción. Finalmente le cuento amistosamente: "No te imaginás lo lindo que es saber que la parte oscura del Poder te pone en la vereda de enfrente. Es casi una confirmación de que tan mal no voy". Y concluí: "Te mando saludos, el respeto de siempre está intacto y es mutuo, y cuando quieras hacemos este debate en radio, tele o donde sea, eso sí, yo no tengo las puertas abiertas en los medios, el escenario conseguilo vos, Pajarito, si no es mucha molestia".
Viernes, 22 Noviembre 2013 01:30

Fin de semana salvaje, fin de mes bravo

Por
Por E. Simón 
Se nos va la semana y prácticamente entramos a fin de mes. De seguro se viene un fin de semana salvaje. Anuncios y declaraciones de funcionarios nuevos y viejos darándinámica política a los días venideros. Axel La Joven Guardia Kicillof descartó "cambios bruscos". Jorge Todo Terreno Capitanich convocó a sindicalistas y empresarios. Florencio Papanata Randazzo reveló que "la que conduce el proceso es la presidenta". Finalmente, Alfredo Candor Scoccimarro hizo la mejor broma del mes; dijo que "Es falso que el Estado sea formador de opinión con su pauta".

Kicillof descartó "cambios bruscos" 
El nuevo ministro de Economía, Axel La Joven Guardia Kicillof sostuvo que se buscará cumplir "un programa de metas que tenemos de Gobierno", enfocadas en el empleo, la producción y la distribución del ingreso. Expresó que "el tipo de cambio forma parte de un programa más integral" y adelantó que se tomarán medidas para estimular la productividad y la competitividad. O sea, metí teoría económica para explicar que la inflación seguirá su rumbo, el tipo de cambio es indomable y que no tiene la más pálida idea de lo que piensa hacer. Pero lo bueno es que algo hará. Vamos a ver qué pasa. O como dicen ahora, vamos a ver what pass.

Capitanich convocó a sindicalistas y empresarios 
El flamante jefe de Gabinete, Jorge Todo Terreno Capitanich se reunirá con los representantes de la CGT encabezada por el metalúrgico Antonio Caló y la CTA liderada por Hugo Yasky en la Casa Rosada. Además, mantendrá otra reunión con las distintas cámaras empresarias: UIA, COPAL, Cámara de Comercio, ADEBA, y otras. La convocatoria marca un nueva tapa del "diálogo social" impulsado por la presidenta Cristina Kirchner desde fines de agosto. Traducido el tema sería así: convocar a todas las fuerzas, escucharlas en su peticiones y luego hacer lo que se le re cante. Es decir: todo lo contrario.

Randazzo reveló su verdad más elaborada: "La que conduce el proceso es la Presidenta"
El ministro de Interior y Transporte, Florencio Papanata Randazzo expresó su confianza en que los cambios en el elenco ministerial irán en dirección de "mantener el empleo, defender la industria nacional y estimular las exportaciones". Sobre todo, porque al no cambiarlo a él, su empleo ha quedado firme y no engrosará la lista de desocupados o empleados en negro. Anunció que en los próximos días se firmará un acuerdo comercial con financiamiento de China para adquirir material rodante para el ferrocarril Belgrano Cargas. Roguemos que el material de China que traigan sea de este siglo y no del siglo XIX.

El humorista Scoccimarro 
El mejor chiste de la semana es, sin hesitación, el de Scoccimarro, quien asestó sin mediar: "Es falso que el Estado sea formador de opinión con su pauta". Al exponer en el 3º Encuentro de Comunicación Audiovisual que se desarrolla en Mar del Plata, el secretario de Comunicación Pública advirtió que en la Argentina existe "libertad absoluta de comunicación", y recordó que la pauta oficial "sólo representa el 7 por ciento de los 22 mil millones de pesos de pauta publicitaria total". De esa manera logró la carcajada de quienes creemos que se usa la plata para comprar periodistas, voluntades, medios y finalmente votos. Bien ahí, por Scocci. El fin de semana viene bravo.
Evelyn Matthei y Michelle Bachelet, una elección sin agravios.
La exmandataria logró el 46% de los votos frente al 25% de su rival. Pero necesitaba 50 puntos para evitar el ballotage. Michelle Bachelet obtuvo el voto de los chilenos durante las elecciones presidenciales del domingo pasado y deberá disputar la presidencia en una segunda vuelta contra la oficialista Evelyn Matthei, exministra del Trabajo del gobierno de Sebastián Piñera. La próxima elecci+on será el 15 de diciembre.

Las sondeos le entregaban a ella diez puntos menos de votación y habían proyectado un triunfo en primera vuelta de Bachelet, que necesitaba el 50% más uno de los votos. "Estoy muy contenta, tendremos segunda vuelta", dijo Matthei, en una primera declaración al salir de su casa rumbo al comando. Matthei, del partido ultraconservador Unión Demócrata Independiente (UDI), fue nominada hace cuatro meses como candidata única de la alianza oficialista, tras la renuncia del candidato que ganó en primarias, Pablo Longueira, afectado por una depresión.

Bachelet, la médico pediatra que en 2006 se convirtió en la primera mujer en llegar a la Presidencia, había expresado su deseo de ganar en primera vuelta, algo que no sucede en Chile en dos décadas. "Nos gustaría y ese ha sido nuestro esfuerzo de convocar a votar para ganar en primera vuelta, porque hay muchas cosas que hacer", afirmó Bachelet, tras emitir su voto temprano en la mañana, en medio de numerosos periodistas y adherentes. Disputa histórica. En segunda vuelta, se dará una disputa histórica y dramática. Por primera vez, dos mujeres se disputarán un balotaje en Chile. Ambas, además, comparten un pasado en común. Tanto Matthei como Bachelet son hijas de generales de la Fuerza Aérea que eran grandes amigos y de niñas compartieron juegos en la base militar donde sus familias vivían.

Pero el golpe de Estado que instaló la dictadura de Augusto Pinochet, el 11 de septiembre de 1973, separó la vida de ambas familias. Mientras que el general Alberto Bachelet fue apresado el mismo día del alzamiento militar y torturado hasta la muerte por mantenerse fiel a Allende, Fernando Matthei, formó parte de la junta militar del régimen de Pinochet. El general Matthei estaba a cargo del lugar donde su amigo Alberto Bachelet murió, pero la Justicia ha determinado que no tuvo implicancia en su muerte. Bachelet y su propuesta de cambios. Después de dejar el gobierno en 2010 con una popularidad récord de más del 80% e impedida por ley de acceder a la reelección inmediata, Bachelet comunicó en marzo su intención de volver a postularse. Para esta campaña, es apoyada por el pacto Nueva Mayoría, que integran socialistas, democratacristianos y el Partido Comunista.

Pediatra y madre separada de tres hijos, Bachelet ha propuesto una reforma tributaria, la reinstauración del aborto terapéutico -prohibido en Chile en todas sus formas- y abrir un debate sobre matrimonio igualitario. Además propone una reforma educativa y una nueva Constitución que acabe con la heredada de la dictadura de Augusto Pinochet (1973-1990). Con una economía chilena crece a buen ritmo pero que arrastra una alta desigualdad social la propuestas de cambio ha calado hondo. Para concretar sin embargo las transformaciones, Bachelet necesita una amplia mayoría en el Congreso, que renueva este domingo a sus 120 diputados y a 20 de sus 38 senadores.

Un único incidente que marcó la jornada electoral se registró en la tarde, cuando una veintena de estudiantes ocuparon por unas dos horas el comando de Bachelet que se encontraba semivacío. Los estudiantes reafirmaron sus demandas por una educación pública, gratuita y de calidad y advirtieron que seguirán protestando el próximo año, tal como en 2011, cuando irrumpieron en las calles con multitudinarias protestas. "Independiente de toda esta parafernalia electoral, quien salga al gobierno va a tener en las calles al movimiento estudiantil y al movimiento social", advirtió la dirigente estudiantil Eloísa González.