Martes, 31 Marzo 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Jueves, 21 Junio 2018 10:23

Tensión y negociaciones por los papeles de una offshore reconocida por Franco Macri

Por El País Diario

El estudio panameño presionó a un contador del presidente para que fabricara un documento con fecha 1998 informando que la offshore Fleg Trading había sido creada por Franco Macri. 

Corrían días de tensión en las oficinas del estudio panameño Mossack Fonseca. La filtración Panamá Papers había dejado expuestas las maniobras de la firma para ayudar a los poderosos del mundo a ocultar su patrimonio y movimientos de dinero. Las intimaciones judiciales llegaban desde distintos países y los abogados admitían en sus correos electrónicos que no podían contestar los requerimientos porque sus bases de datos no eran más que un colador. Estaban llenas de agujeros. En ese contexto, el caso que involucró al presidente Mauricio Macri no hizo más que aumentar la tensión entre los abogados del estudio.

Reuniones con el intermediario en Uruguay y hasta e-mails exhibiendo las presiones al contador Santiago Lussich para que fabrique un documento antedatado adjudicando la sociedad Fleg Trading a Franco Macri, y despegar así a su hijo mayor, son algunos de los mensajes internos que retratan días frenéticos. Así surge de las nuevos documentos obtenidos por el diario alemán Süddeutsche Zeitung y compartidos por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) con más de cien medios de todo el mundo.

Panamá Papers salió a la luz en abril de ese año. Casi tres meses después, Islas Bahamas requirió a Mossack Fonseca documentación sobre la compañía Fleg Trading, creada en dicha jurisdicción, para contestar un exhorto a la Argentina. La información había sido solicitada en abril por el juez en lo Civil Andrés Guillermo Fraga, a pedido de los abogados del Presidente. El magistrado estaba a cargo de la causa iniciada por el propio Macri contra su padre, Franco. Tras las primeras revelaciones, el hijo había quedado expuesto como director de la offshore, creada en 1998, cuando era ejecutivo de Socma. Entonces, el mandatario había exigido a su padre ante la Justicia que admitiera que Fleg Trading era exclusivamente de él y así poder ser desvinculado del escándalo, y de la causa penal por presunto lavado y omisión maliciosa en su declaración jurada. 

Entre la documentación que el juez civil requería, Mossack Fonseca debía remitir la constancia de quién o quiénes eran los accionistas y beneficiarios finales de Fleg Trading. Entonces, los abogados del estudio comenzaron a intercambiar correos electrónicos en los que admitían que no tenían los papeles de la compañía en orden. La constancia de los accionistas estaba en blanco. No había ningún registro de que Mauricio Macri hubiera renunciado como director de la offshore a fines de 1998, como alegaba el Presidente. El estudio panameño estuvo en contacto con sus oficinas en Uruguay, lazo directo con el representante de la familia Macri, el contador uruguayo Santiago Lussich Torrendell. Según los e-mails que ahora salen a la luz, Lussich informó a Mossack Fonseca que en la creación de Fleg Trading -el 31 de marzo de 1998- “trató con Franco Macri”. 

Desde 2000, la legislación de Bahamas exigía a estudios mantener un registro interno de los beneficiarios finales o verdaderos dueños de la sociedades. Pero la documentación sobre Fleg Trading nunca había sido completada. “A pesar (de) que en diversas ocasiones solicitamos al cliente el registro de accionistas, nunca lo envió y esa información no consta en nuestro expediente. Tampoco tenemos información del beneficiario final, responder -al juez- sin esta información puede traer problemas”, advierten los panameños en un correo interno. Mauricio Macri sostiene que en octubre de 1998 dejó de integrar el directorio de Fleg Trading.

Ese cambio, nunca fue informado al registro comercial de Bahamas. A principios de septiembre de 2016, una ejecutiva de Mossack Fonseca en Uruguay explica en un correo a sus colegas en Panamá: “En el caso del (expediente) civil, el abogado de los Macri le pidió al Cr. Lussich ver la posibilidad de dar la mayor y completa respuesta posible de manera de que no se tenga que seguir con el proceso por falta de alguna información y estirar el proceso con las idas y venidas de más exhortos”. El tiempo corría y la fecha para enviar la documentación estaba por vencer. Ante la demora de Lussich en cumplir con el pedido, el 29 de septiembre la ejecutiva de Mossack Fonseca en Panamá le insiste a su colega en la filial uruguaya: “Nos tiene que decir quien es el BO (beneficiario final) o de lo contrario, declararemos que son los directores. Y no de oído; hazlo firmar un documento con su puño y letra y dile que será entregado como parte de la solicitud. Que le dé miedo mentir”.

En dicho intercambio una ejecutiva informa a sus colegas que el contador uruguayo debía firmar una carta informando a Mossack Fonseca que el beneficiario final de Fleg Trading era Franco Macri, pero la misiva debía estar datada en 1998, 18 años antes de la redacción de dicho documento. 

 

Fuente: Perfil