Imprimir esta página
Viernes, 28 Febrero 2020 17:13

Edgardo Aló: "Si alguien no es apto para sus hijas, no es apto para la sociedad"

Por El País Diario

El padre de la víctima, Carolina Aló, pidió una perimetral para proteger a su familia del femicida.

Con la liberación de Fabián Tablado, el padre de Carolina Aló confesó este viernes sentir "una impotencia que me la está dando la injusticia", a la vez que se preguntó: "Alguien que no es apto para sus hijas ¿puede ser apto para la sociedad?".

Edgardo Aló relató: "Esto arranca en 1998, cuando la Sala III de San Isidro aseguró que no veía alevosía ni ensañamiento en 113 puñaladas, mucho menos premeditación, cuando en realidad, el testigo clave contó que un día antes Tablado le dijo que la iba a matar. Y con la mano en su cuello le hizo la seña de que la iba a degollar".

Aló también se refirió al papel que ocupó el Colegio Marcos Sastre de Tigre, al que concurría su hija: "El colegio dejó salir a Carolina siendo menor y no estando autorizada para que salga sola. Es por eso que hicimos una demanda".

"En ese momento, el Gobernador Daniel Scioli mandó a dos abogados para hablar con el Tribunal de San Isidro y el fallo salió a favor del colegio, diciendo que no tenía ninguna culpa".

Nuevamente con la Justicia en la mira, Edgardo señaló a Alejandro David, el magistrado responsable de dejar en libertad a Tablado.

"Y ahora llegamos a este juez, que me dijo: 'Si matemáticamente me da, yo no puedo hacer nada'. Yo me pregunto si la matemática es una materia que está dentro de la Facultad de Derecho".

"A nosotros nos ha amenazado hace un tiempo atrás, nos dijeron que nos iban a tirotear la casa, que lo iban a agarrar a mi hijo. Todo esto se lo expliqué al juez, pero me dijo que la perimetral se la puede dar sólo a la mujer".

Aló concluyó que este es el mismo juez que leyó que Tablado no estaba apto según las pericias hechas en Campana. Y que, sin embargo, esos estudios chocan con los realizados en San isidro, que señalaban está normal.

Por último, el padre de Carolina Aló se preguntó: "Si una persona no está apta para sus hijas, ¿puede estar apta para los demás?".