Imprimir esta página
Viernes, 04 Octubre 2019 20:54

Ecuador: Moreno ratificó su decisión de eliminar subsidios

Por El País Diario

A causa del endeudamiento y la falta de liquidez en su economía dolarizada, el dirigente ecuatoriano acordó con el FMI, lo que produjo el rechazo de la sociedad.

El Presidente de Ecuador, Lenín Moreno, confirmó que su decisión de eliminar los subsidios al combustible sigue en pie, a pesar de las violentas protestas en contra de la medida que derivaron en la detención de al menos 350 personas y en la imposición del estado de excepción en todo el país.

"Bajo ninguna circunstancia vamos a cambiar la medida. Que se oiga bien: no voy a cambiar la medida. Que quede claro: se eliminó el subsidio, se acabó la zanganería, y de aquí en adelante vamos construyendo el nuevo Ecuador que todos anhelamos, que todos soñamos", expresó Moreno en una declaración en Guayaquil.

Sin embargo, aclaró que a través del diálogo podrán discutir mecanismos para "paliar un poco el efecto que pueda causar en algunos sectores" el aumento de los combustibles.

El subsidio a los combustibles, dijo, es "nocivo para la economía", al punto que "aproximadamente 60.000 millones de dólares ha perdido el pueblo ecuatoriano" por este asunto en los últimos 40 años, pese a las necesidades de financiación para la salud, la seguridad y la educación.

Fuentes oficiales señalaron que aproximadamente 3.000 personas participaron de los disturbios y actos de vandalismo durante la jornada. Los manifestantes quemaron una Unidad de Policía Comunitaria y 350 de ellos fueron detenidos por las fuerzas de seguridad.

En su perfil de Twitter, la Fiscalía indicó que fueron detenidos el secretario general del Sindicato de Choferes y el presidente de la Cámara de Transporte de la ciudad andina de Cuenca, a los que identifica como Mesías V. y Manolo S., respectivamente.

Las quejas comenzaron luego de que Moreno pactó un millonario programa de créditos con el Fondo Monetario Internacional, que incluye la quita de subsidios a los combustibles, que demandaban 1.300 millones de dólares al año. Esta quita de la ayuda estatal disparará el precio del galón de nafta, que equivale a 3,78 litros, desde 1,85 dólar a 2,22 dólar.