Domingo, 07 Junio 2020
El tiempo - Tutiempo.net
×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 216

Mostrando artículos por etiqueta: INTERNACIONALES

Se podría definir con sencillez asombrosa: vapear, acción de inhalar vapor. Ayuda a dejar el cigarrillo y a combatir el cáncer. Las campañas de las tabacaleras para bloquear el fenómeno.

Publicado en Nacionales

Dos nuevos textos del pensador, un fenómeno en las redes sociales, analizan la búsqueda de la utopía en un pasado idealizado ante un futuro falto de esperanza.

¿Se han fijado en que las películas y novelas de ciencia ficción se catalogan cada vez más a menudo dentro de las secciones de cine de terror y literatura gótica, es decir, en un futuro tenebroso en el que nadie preferiría vivir? Puede parecer una anécdota, pero para Zygmunt Bauman, uno de los pensadores más influyentes del siglo XX, es el reflejo de que hemos empezado a buscar la utopía en un pasado idealizado, una vez que el porvenir ha dejado de ser sinónimo de esperanza y progreso para convertirse en el lugar sobre el que proyectamos nuestras aprensiones. El sociólogo y filósofo polaco dejó desarrollada esta tesis de la retrotopía (la búsqueda de la utopía en el pasado) en dos escritos, los primeros traducidos al español tras su muerte el pasado enero con 91 años. Son el ensayo Retrotopía, publicado este mespor Paidós, y el texto Síntomas en busca de objeto y nombre, parte de una obra colectiva sobre el estado de la democracia, El gran retroceso (Seix Barral), que llega a las librerías el próximo día 27 y cuenta con nombres como Slavoj Žižek, Nancy Fraser o Eva Illouz.

"El futuro es, en principio al menos, moldeable, pero el pasado es sólido, macizo e inapelablemente fijo. Sin embargo, en la práctica de la política de la memoria, futuro y pasado han intercambiado sus respectivas actitudes", señala. Bauman habla del temor a perder el empleo, a la multiculturalidad, a que nuestros hijos hereden una vida precarizada, a que nuestras habilidades laborales se vuelvan irrelevantes porque los robots sepan hacer -mejor y más barato- nuestro trabajo. En definitiva, miedo porque todo lo que era sólido (parafraseando a Antonio Muñoz Molina) es ahora "líquido", usando el adjetivo que popularizó (e hizo popular a) Bauman.

"Hay una creciente brecha abierta entre lo que hay que hacer y lo que puede hacerse, lo que importa de verdad y lo que cuenta para quienes hacen y deshacen; entre lo que ocurre y lo deseable", señala. Bauman defiende que hemos regresado a la tribu, al seno materno, al mundo despiadado que describía Hobbes para justificar la necesidad del Leviatán (El Estado fuerte que evite la guerra de todos contra todos) y a la más flagrante desigualdad, en la que "el 'otro' es una amenaza" y "la solidaridad se le antoja al ingenuo, al incrédulo, al insensato y al frívolo una especie de trampa traicionera". "El objetivo ya no es conseguir una sociedad mejor, pues mejorarla es una esperanza vana a todos los efectos, sino mejorar la propia posición individual dentro de esa sociedad tan esencial y definitivamente incorregible", lamenta. La filósofa Marina Garcés, profesora en la Universidad de Zaragoza, alaba la capacidad de Bauman para "asumir el fin del pensamiento utópico y sus consecuencias". "No pretende embaucarnos con nuevas y falsas promesas de futuro, sino que intenta comprender qué pasa y qué está pasando tras la era de las revoluciones y sus diversas derrotas", asegura.

Pensador de inspiración marxista, Bauman cita en Retrotopía al filósofo alemán en un par de ocasiones, carga contra los señuelos de la sociedad de consumo de masas y no renuncia al análisis científico de las contradicciones del capitalismo, pero también "recurre a otras herramientas" para ofrecer "una visión en gran angular", explica el catedrático de Filosofía en la Universidad de Barcelona y diputado socialista Manuel Cruz. "La idea de que la materialización de la utopía se ha dejado pasar es un runrún en el pensamiento del siglo XX", pero "en la obra de Bauman hay un esfuerzo por reconocer lo nuevo que trae 'lo nuevo". "Los pensadores que ahora consideramos que supusieron una revolución fueron recibidos con un 'esto ya lo sabíamos'. Hace falta tiempo para que la sociedad entienda lo que tenían de novedad", señala.

En los dos textos póstumos, el filósofo plantea un reto y una -abstracta y poco desarrollada- respuesta. El reto es "diseñar -por primera vez en la historia humana- una integración sin separación alguna a la que recurrir". Hasta ahora, argumenta, lo que ha funcionado es la división entre 'nosotros' y 'ellos' y seguimos empeñados en buscar un 'ellos', "preferiblemente el extranjero de toda la vida, inconfundible e incurablemente hostil, siempre útil de cara a reforzar identidades, trazar fronteras y levantar muros". Sin embargo, esta dicotomía histórica "no termina de encajar" con la "emergente 'situación cosmopolita". ¿Cuál es entonces la única respuesta posible? "La capacidad para dialogar", concluye Bauman tras citar de forma elogiosa al papa Francisco.

Garcés se reconoce "sorprendida" tanto por la llamada al diálogo ("¿de quién con quién?", se pregunta) como por la invocación de la figura del Papa. "Creo que es una llamada de socorro" de un Bauman que "intenta dibujar un escenario para la palabra compartida" porque sabe que "ya no hay soluciones parciales a ninguno de los problemas de nuestro tiempo". Es la advertencia final del pensador polaco: "Debemos prepararnos para un largo período que estará marcado por más preguntas que respuestas, y por más problemas que soluciones (...) Nos encontramos (más que nunca antes en la historia) en una situación de verdadera disyuntiva: o unimos nuestras manos o nos unimos a la comitiva fúnebre de nuestro propio entierro en una misma y colosal fosa común".


LOS ANTIDEPRESIVOS Y LA CEGUERA
Desde su plaza de profesor en Leeds (Inglaterra), Bauman habría podido lanzar una mirada complaciente al presente, después de haber vivido la invasión nazi de su país, la Segunda Guerra Mundial desde el frente, el antisemitismo y las purgas en la Polonia comunista. En cambio, su análisis en Retrotopía es rotundo: "Resulta practicamente inevitable que respiremos una atmósfera de desasosiego, confusión y ansiedad y la vida sea cualquier cosa menos agradable, reconfortante y gratificante". En este contexto, los cada vez más consumidos tranquilizantes y antidepresivos proporcionan alivio, pero también "contribuyen a cegar a los propios seres humanos ante la naturaleza real de su padecimiento, en vez de ayudar a erradicar las raíces mismas del problema".

Fuente: El País
Autor de la nota: Antonio Pita


Ella es una religiosa y ha decidido salir de Nepal para difundir la cultura de su pueblo, el budismo. Ya está realizando conciertos en vivo en seis ciudades de Estados Unidos, claves para la promoción musical: Los Ángeles, San Francisco, Seattle, Portland, Washington DC y Boston.

Cincuenta estudios científicos realizados por 600 investigadores de todo el mundo recibieron el premio europeo Frontiers Spotlight Award.

Los primeros seres humanos "súper inteligentes" podrían estar entre nosotros en 2030, gracias a avances científicos que ya son una realidad y permitirán potenciar las capacidades humanas.

Todo ello es posible gracias a los gigantescos pasos dados por la investigación neurocientífica y la inteligencia artificial, estudios que se han focalizado en prácticas al límite de lo fantástico y científico, como la colocación de chips en el cerebro y el trasplante de recuerdos.

Así lo demuestran 150 estudios científicos realizados por 600 investigadores de todo el mundo y a los cuales se les otorgó el premio europeo Frontiers Spotlight Award.

"En 2030 la potenciación de la inteligencia con implantes en el cerebro no será solamente objeto de estudio: las personas deberán darse cuenta de la realidad de este nuevo paradigma", explica el neurocientífico Mijail Lebedev de la Duke University.

"Este conjunto de investigaciones -subraya- debería alertar a los científicos y a la opinión pública sobre las implicancias éticas, médicas y legales".

"Estarán maravillados de lo que habremos avanzado en 2030", se hicieron eco Ioan Opris, de la Leonard M. Miller School of Medicine de Miami, y Manuel Fernando Casanova, de la Universidad de Louisville, en Estados Unidos.

"Existirán tantas posibilidades como ideas producidas por la imaginación de los investigadores".

Un impresión proviene justamente de uno de los estudios premiados realizado en la Wake Forest School of Medicine de Carolina del Norte, que permitió "trasplantar" los recuerdos del cerebro de un ratón a otro.

Y no es ya casualidad que el tema de la súper inteligencia y la potenciación del cerebro humano haya superado el millón de visualizaciones online, más inclusive que otros importantes temas como la salvaguarda de los océanos y el estudio de las bacterias que viven fuera y dentro del cuerpo humano.

Fuente: ANSA

Publicado en Internacionales

Así se desprende de documentación de la investigación y de la declaración de un testigo. Fue para destrabar el acceso de la constructora a una obra gasífera. La información fue publicada por el periodista Alconada Mon en La Nación.

El entorno directo del ex ministro de Planificación Federal Julio De Vido acordó una coima por US$ 25 millones y otras "prácticas no convencionales" a cambio de destrabar el acceso de la constructora brasileña Odebrecht a un proyecto multimillonario para la extensión de las redes troncales de gas en el país.

La información surge de documentos todavía secretos de la investigación internacional Lava Jato que obtuvo, verificó y analizó LA NACION durante las últimas semanas.

Esos documentos muestran que la negociación delictiva de Odebrecht con el gobierno kirchnerista abarcó dos etapas, con dos intermediarios distintos. La primera etapa quedó en manos del dueño de Esuco, Carlos Wagner, quien presidió la Cámara Argentina de la Construcción durante ocho años del kirchnerismo, entre 2004 y 2012. La segunda fase fue con el lobbista Jorge "Corcho" Rodríguez como interlocutor determinante.

Rodríguez pasó a trabajar para Odebrecht como "consultor" durante años. Pero tanto él como Wagner actuaron frente a los representantes de la compañía brasileña como emisarios de De Vido, y así lo entendieron quienes negociaron con ambos y acordaron pagar esos US$ 25 millones entre 2007 y 2014, de acuerdo con el material al que accedió LA NACION como parte de un proyecto periodístico regional liderado por el equipo peruano IDL Reporteros desde hace un año y medio.

LA NACION consultó a Rodríguez y a Wagner, quienes rechazaron las sospechas. "Eso que dicen es falso", contestó el ex titular de la Cámara Argentina de la Construcción. "No facilité ninguna reunión", abundó.

Rodríguez también rechazó los dichos de los delatores brasileños. "Es mentira", replicó. "¡Me usan para tapar otros temas y otras personas, que sí estuvieron metidas!", añadió, sin dar nombres.

De Vido siempre negó cualquier rol en el entramado de coimas de Odebrecht. "Nunca podrán imputarme nada con seriedad", contestó el ex ministro en mayo, cuando algunos datos salieron a la luz desde Brasil. Consultado ayer por LA NACION, De Vido se negó a responder preguntas o hacer comentarios, mientras que su vocero subrayó que el contrato bajo sospecha era para la extensión de las redes troncales como un acuerdo "entre privados".

Pero las desmentidas de De Vido, Wagner y Rodríguez se contradicen con las confesiones en Brasil. Allí, uno de los máximos jerarcas de Odebrecht, Mario Faria da Silva, se acogió al régimen de "delación premiada" para reducir su tiempo en prisión a cambio de contar lo que sabía sobre las coimas que pagó la compañía durante décadas en varios países. Y habló sobre los millones que se pagaron en la Argentina.

El ministro del Superior Tribunal Federal (STF) de Justicia brasileño, Edson Fachin, reveló los primeros y acotados datos sobre ese negociado en un documento de apenas tres carillas que remitió a la Procuración General de su país, según reveló LA NACION en abril pasado.

Según reconstruyó desde entonces LA NACION, Faria reconoció que él mismo se reunió dos veces con De Vido, quien sin embargo evitó hablar sobre esas coimas.

Por el contrario, el brasileño detalló que la operatoria ilícita quedó en manos de dos colaboradores: su subsecretario de Coordinación, Roberto Baratta, quien pasó de levantar quinielas a asumir como subsecretario de Coordinación del Ministerio de Planificación, y Roberto Mandolesi, quien como director de Nación Fideicomisos destrabó el pago de $ 1000 millones para la empresa BTU durante los últimos días en el poder del kirchnerismo, en diciembre de 2015.

Señalada desde hace años por una supuesta excelente relación con De Vido, BTU también quedó bajo la lupa en Brasil. Según detalló el ahora "delator premiado" Faria, esa empresa fue recomendada por el Ministerio de Planificación Federal.


El rol de Wagner
Condenado a 19 años y 4 meses de prisión en Brasil por corrupción, lavado de dinero y asociación ilícita, Faria se convirtió en delator para reducir su paso por la cárcel. Y detalló quiénes son los otros ejecutivos de Odebrecht que saben sobre las coimas que se pagaron al entorno directo del entonces ministro y actual diputado nacional por el Frente para la Victoria (FPV). Contó que uno de ellos es Flavio Bento e Faría, por entonces máximo jefe de la constructora en Argentina.

Flavio Bento e Faría -sin parentesco alguno con Marcio Faria- fue quien se reunió con Wagner, de Esuco, quien expuso el pedido de coimas requerido por los funcionarios públicos. Indicó que si querían hacer negocios en la Argentina, debían pasar por él, lo que Wagner negó de manera tajante a LA NACION.

Sin embargo, Marcio Faria también señaló a ex otro ejecutivo de Odebrecht como negociador directo de esa coima por US$ 25 millones. Dijo que fue Hilberto Mascarenhas da Silva, quien también se acogió al régimen de la delación premiada y contó ante los investigadores brasileños que la empresa pagó cerca de US$ 3340 millones en coimas y aportes ilegales a campañas electorales, tanto en Brasil como en otros países entre 2006 y 2016. Es decir, lo que en Brasil se conoce bajo el paraguas de "Caixa 2".

¿Cómo fue la negociación delictiva? Cuando Odebrecht comenzó a moverse para pujar, desde 2007, en la licitación para la ampliación de ampliación de la capacidad del transporte de gas a lo largo de 15 provincias argentinas, su entonces superintendente en el país, Flavio Bento e Faria, fue contactado por Wagner, quien se presentó como dueño de Esuco y presidente de la Cámara Argentina de la Construcción, pero expresó su verdadera misión en cuanto vislumbró la oportunidad.

Con su nombre en la "ruta del dinero K" -causa en la que está imputado- y en al menos seis sociedades offshore que aparecen en los Panamá Papers, Wagner fue directo. Según Marcio Faroa, "le pidió coimas" a Bento e Faria, pero se cuidó de darles los nombres de los destinatarios, aunque a los brasileños les quedó muy claro quiénes eran.

Fue entonces cuando uno de los máximos responsables de la División de Operaciones Estructuradas de Odebrecht -es decir, el área dedicada a las coimas de la empresa-, Hilberto Mascarenhas ajustó los detalles para el pago de los sobornos.

A partir de allí, el camino de los negocios con el Estado argentino se simplificó para Odebrecht, que sólo recibió elogios de De Vido durante dos reuniones que mantuvo con el ahora delator premiado.

Sin embargo, el entendimiento ilícito se quebró en octubre de 2010. Con la muerte del ex presidente Néstor Kirchner, el pacto se quebró, y Odebrecht comenzó a padecer todo tipo de problemas con la ejecución y cobro del multimillonario contrato.

Esos problemas sólo se solucionaron con la aparición del lobbista Jorge "Corcho" Rodríguez, quien reabrió las negociaciones ilícitas con los representantes de la constructora brasileña, acordó nuevos pagos y hasta les aportó los números de las cuentas bancarias offshore donde debían depositar el dinero de las coimas.

Según reconstruyó LA NACION, sin embargo, Rodríguez actuó más como emisario de De Vido ante Odebrecht que como lobbista de la constructora brasileña ante el entonces ministro. Y los datos públicos que se conocen sobre él como operador alientan la confusión.

Así, como lobbista de Odebrecht, el "Corcho" recibió a varios empresarios en las oficinas de la compañía, pero al mismo tiempo viajó a China con De Vido. Lo hizo como operador de la empresa brasileña, aunque también produjo los discos del hijo guitarrista del entonces ministro.

Consultado por LA NACION, Rodríguez rechazó las sospechas. "Nunca estuve en ninguna negociación de ninguna obra", replicó. "Hasta por una cuestión de tiempos no es posible. Ese contrato se negoció años antes. Mi relación con la empresa comenzó en 2011", retrucó.

Ahora, el acuerdo para desembolsar coimas por US$ 25 millones se encuentra bajo investigación en Brasil y en la Argentina. Allá llegó a las manos de Edson Fachin, ministro del Superior Tribunal Federal de Justicia -el equivalente a la Corte Suprema.

A cargo de supervisar todas las investigaciones derivadas del Lava Jato, Fachin analizó los dichos de Faria y emitió la "Petición N° 6712". Dirigida a la Procuración General, le pidió que evalúe si el Poder Judicial brasileño tiene jurisdicción para juzgar este tipo de actos de corrupción cometidos por empresas de su país en el extranjero.

En la Argentina, en tanto, la operatoria que ahora sale a la luz ya había quedado bajo la lupa del fiscal federal Carlos Stornelli, quien desarrolló una investigación preliminar. Encontró indicios y radicó una denuncia, que quedó en manos del fiscal federal Federico Delgado y el juez Ariel Lijo, para luego recaer en el juzgado de Daniel Rafecas.

Publicado en Nacionales

En una nota publicada por diario La Voz, el periodista Sergio Carreras explica cómo Córdoba está citada cuatro veces en la lista de coimas registrada por Alberto Youssef, el principal delator en el proceso judicial del mayor caso de corrupción de Brasil.

Se hace referencia a tres intermediarios y, al menos, a 36 millones de dólares pagados por las obras de gasoductos en esta provincia. Figuran hasta los teléfonos de estos personajes.

El hombre que podría develar uno de los secretos mejor guardados sobre la contratación de obra pública en la provincia de Córdoba descansa en un lujoso departamento del barrio Vila Nova Conceição, en la ciudad brasileña de San Pablo.

Alberto Youssef, 49 años, enfermo del corazón, hijo de un inmigrante libanés e intermediario de cientos de millones de dólares en coimas para funcionarios y políticos de una docena de países, puede darse el gusto de mirar por la ventana la copa de los inmensos ceboleiros en el Parque do Ibirapuera, el más grande de la ciudad.

Antes estuvo dos años y ocho meses en prisión. En noviembre del año pasado le permitieron la prisión domiciliaria y desde marzo de este año puede salir a la calle y sentir el viento en la cara. Esto porque Youssef aceptó convertirse en el más informado delator del caso Lava Jato, el proceso que investiga la inmensa corrupción que sostuvo a buena parte del sistema político brasileño con fondos provenientes de la empresa estatal Petrobras y de otras importantes firmas privadas.

En diciembre de 2014, cuando ya llevaba nueve meses detenido, se conoció que la Justicia federal brasileña accedió a un listado, elaborado por Youssef, de 750 obras públicas en las que él actuó como intermediario. La lista incluye el nombre de las personas que recibieron la coima en cada caso y el monto que se les pagó.
En ese listado, la obra de los gasoductos troncales de la provincia de Córdoba tiene cuatro menciones. En la página 32 del documento oficial dado a conocer por la Justicia brasileña, Youssef anotó que en la obra “conc. internac. gasoducto Córdoba (financiamiento Bndes)”, en nombre de la Constructora OAS, él le pagó a una persona llamada “Luis Leandro” 60.096.154,39 reales en diciembre de 2008.

Esto fue dos meses después de que el gobierno de Juan Schiaretti llamara a licitación internacional por la obra que, efectivamente, iba a ser financiada por el Banco Nacional de Desarrollo de Brasil (Bndes).

En ese momento, OAS estaba presidida por José Aldemario Pinheiro Filho, empresario que terminó detenido en la operación Lava Jato. Según la cotización del dólar en Brasil a diciembre de 2008 (1,66 reales), la cifra de la coima registrada por Youssef equivalía a más de 36 millones de dólares (36.202.502).

La segunda mención a la obra cordobesa está en la página 33 del listado. Allí, Youssef anotó losmismos datos que en la página anterior, sin mencionar monto, pero aclarando que era para el “sistema norte este” de los gasoductos. Y, a renglón seguido, vuelve a mencionar los gasoductos de Córdoba, pero esta vez con el nombre de un nuevo intermediario: José Edilson Cruz, quien aparece en el mismo rol en otras obras en Uruguay.

La cuarta mención a la provincia de Córdoba está en la página 21, que menciona pagos posteriores en el tiempo a los de las páginas 32 y 33. Ahí, Youssef anotó que se pagó una coima por la “propuesta Córdoba-Argentina”, en nombre de Andrade Gutierrez. Esa vez aparece el nombre de un tercer intermediario: Fernando Gomes.

La fecha que aparece es 28 de mayo de 2010, un año después de la adjudicación de los gasoductos al grupo encabezado por Andrade Gutierrez e integrado también por Iecsa (grupo Macri) y Britos SA (vinculada al exfuncionario delasotista Horacio Miró).

Luis, José y Fernando
Ahora viene un punto interesante. En las cajas paralelas de las empresas, de donde salía el dinero para coimas, se usaban seudónimos para referirse a los receptores del dinero. Precavido, ya que antes había sido detenido ocho veces en su vida de delincuente, Youssef tampoco anotaba nombres reales de los receptores de las coimas. Eso lleva a pensar que Luis Leandro, Jose Edilson Cruz y Fernando Gomes serían apodos que Youssef o miembros de las empresas colocaron de modo arbitrario a los receptores de las coimas.

Por ejemplo, según publicaron medios brasileños, los miembros de Odebrecht anotaban “Feira” para referirse al publicista João Santana y también a su esposa Mónica Moura, en un juego de palabras referido a la ciudad bahiana Feira de Santana. O anotaban “Leão” (león) para referirse a un receptor de coimas en el Palacio dos Leãos, la casa de gobierno del estado de Marañón; o colocaban las iniciales JD, para referirse a dineros entregados a José Dirceu, jefe de gabinete del presidente Lula da Silva.

¿Quiénes son Luis Leandro, José Edilson Cruz y Fernando Gomez, receptores de la presunta coima de 36 millones de dólares por la obra cordobesa? Es uno de los misterios que ningún integrante del Poder Judicial provincial ni de las administraciones de Schiaretti o del presidente Mauricio Macri al parecer han mostrado interés en dilucidar.

Un dato no menor es que los tres intermediarios aparecen con su número telefónico. No parece algo difícil preguntar quiénes eran titulares de esas líneas en 2008 y 2010. Los 36 millones de dólares de la coima equivalían al 10,3 por ciento del valor total de la obra cordobesa: 350 millones de dólares.

La confesión de Youssef ante la Justicia brasileña cuenta cómo las principales constructoras formaron un “club de la obra pública” en el que decidían quién ganaba cada emprendimiento. Juntas aportaban fondos para coimear a funcionarios o pagar campañas electorales de gobernadores y presidentes en diversos lugares del continente a cambio de ganar las licitaciones.

La triunfadora de la primera licitación de los gasoductos cordobeses fue la brasileña Andrade Gutierrez, integrante de ese club de la corrupción junto a OAS (que aparece pagando la coima), Odebrecht, Camargo Correa, UTC y varias empresas más.

Las coimas eran parte, según lo que se investiga en Brasil, de los costos de las licitaciones. Y la empresa OAS, lo mismo que las demás, contaba con una “caja dos”, por la que pasaban los fondos para la corrupción utilizando un aceitado engranaje de empresas offshore y cuentas en bancos europeos y paraísos fiscales para pagar a los políticos coimeados.

Los videos de Youssef
Las confesiones de Youssef ante la Justicia ocupan unas 20 horas de video que fueron liberadas al público y pueden verse en YouTube. En el segundo video de su declaración de 13 horas del 12 de febrero de 2015 (https://www.youtube.com/watch?v=IBBDJj4KQD4&t=13s), Youssef detalla por ejemplo que, de cada coima en la que estaban en juego obras de Petrobras, los políticos se llevaban el 60 por ciento, los empresarios el 30 por ciento y los intermediarios como él, el 10 por ciento restante.

Los acuerdos de delación premiada que la Justicia brasileña firmó ya con unas 60 personas que confesaron su autoría en hechos de corrupción implican que el delator no puede mentir en ningún detalle porque, de comprobarse que lo hizo, el acuerdo se cae y volvería a prisión.

Las confesiones de Youssef han demostrado ser precisas y permiten comprometer penalmente a un número importante de políticos y empresarios. Por eso, hasta ahora nada indica, ni nadie ha sugerido, que sus anotaciones sobre los gasoductos de Córdoba puedan ser falsas.

Entre los delatores que ya grabaron sus declaraciones para la Justicia brasileña, también se encuentran los marquetineros João Santana y Duda Mendonça, que supieron dirigir campañas electorales para el gobernador José Manuel de la Sota.

La esposa de Santana, Mónica Moura, fue quien involucró al político cordobés al mencionar que en 1998 les abonó 70 mil dólares, supuestamente por una campaña electoral, pago que inauguró la cuenta en el banco suizo Heritage de la offshore panameña Shellbill Finance SA, usada por ellos para recibir dinero de Petrobras que luego se usaba para coimear a políticos pagándoles campañas electorales. Esto habría ocurrido en Brasil, Argentina, Venezuela, Panamá, República Dominicana y Angola, según contó este año el diario O Globo.

De la Sota también está mencionado circunstancialmente en la causa judicial del Lava Jato porque, cuando las autoridades brasileñas procesaron a João Santana, se encontraron con un e-mail enviado por el exgobernador cordobés que, a los ojos de los jueces, agravó más la situación del publicista.

El 29 de noviembre de 2015, De la Sota le remitió un correo electrónico en el que le pedía una “reunión reservada” con Lula da Silva. El cordobés arguye como motivo para la reunión que quiere contarle a Lula cuál sería la posición del entonces presidente electo Macri en la reunión del Mercosur de diciembre de ese año. Lula ya no era presidente.

“José Manuel indaga al investigado (Santana) si él consideraba que el encuentro pretendido sería interesante”, dice el documento de la Policía Federal brasileña elevado al juez del caso Lava Jato.

Además, De la Sota le cuenta intimidades políticas a su amigo Santana: “Macri me ofreció ser canciller, no acepté. Me ofreció ser embajador en USA, no acepté. Y me ofreció ser embajador en Brasil y tampoco acepté. Voy a intentar reconstruir el peronismo para dentro de cuatro años”.

Ese e-mail de De la Sota, contó el diario O Estado, de San Pablo, fue usado por el juez para demostrar que Santana “poseía cierta influencia sobre las acciones del expresidente” Lula. El deseo del cordobés por juntarse con Lula, justo en momentos en que las revelaciones del Lava Jato amenazaban con expandirse tanto en Brasil como hacia Argentina, no pudo concretarse.

Santana, sin hacer caso a la mención al Mercosur, le respondió que no era un buen momento para eso porque “el presidente Lula está con una sobrecarga muy fuerte de acción adversaria”. Le dijo que le avisaría cuando encontrase un momento oportuno.

Odebrecht, que actualmente está a cargo de la construcción de los gasoductos de Córdoba, admitió haber pagado 35 millones de dólares en coimas en la Argentina. En ese monto no está incluida la supuesta coima de 36 millones de dólares que registró Youssef, ya que el dinero habría salido de las otras empresas integrantes del club de la obra pública, para llegar luego a manos cordobesas.

Fuente; La Voz

Publicado en Nacionales

Los doctores Esteban Tapella y Pablo Rodriguez Bilella, especialistas en antropología y ecología humana de la UNSJ, tuvieron la oportunidad de viajar a Uganda.


El expresidente, que lidera las encuestas para noviembre, duplicó a sus adversarios de Chile Vamos. El oficialismo optó por ir a la general y no se presentó en las primarias.

Publicado en Internacionales
Página 173 de 173