Miércoles, 03 Junio 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Sábado, 30 Septiembre 2017 09:01

Diego Maradona cumple hoy 57 años

Por El País Diario

El astro argentino nació el 30 de octubre de 1960. Ídolo mundial, generador de amores y rencores pero nunca ignorado. Regó el planeta con su fútbol.

Hace cincuenta y siete años que el mundo es mejor. Hace todo ese tiempo que hay un motivo más para justificar nuestro paso por este valle de lágrimas. Porque no es sólo Maradona el que cumple años. Somos nosotros, todos, los que también celebramos alguna efeméride cósmica y personal sujeta a alguna fecha del calendario de Diego. Es él nuestro reloj identitario, bitácora absoluta de varias generaciones, agenda de episodios intransferibles y secretos.

¿Dónde estabas, qué hacías cuando le hizo el gol (uno o el otro) a los ingleses? Te acordarás cuando te levantabas, casi de madrugada, para verlo en blanco y negro en el Mundial juvenil de Japón. O de las mañanas domingueras para verlo en el Napoli. O tantas tardes y noches, mil y una. Aunque sea infinitesimal la cantidad de gente que estuvo más de un segundo cerca de él, millones de argentinos (o casi todos) tienen (tenemos) algún episodio de vida vinculado a Maradona. Sobre todo los de su misma generación. Sobre todo los que, año mas año menos, mes más o mes menos, contamos los mismos octubres. Hemos visto todo. Todo. Espejo irregular, deformante, de millones de anónimos.

Era alcanzapleotas en Vélez en un Argentinos-Boca y La Doce bramó “que se quede, que se quede....” después de sus malabarismos de 15 minutos del entretiempo. Era Cebollita. Desconocido. Emigrante de Fiorito a Paternal, con “todo el futuro por delante” como decía Muñoz. Fue en Vélez el día de los cuatro goles a Gatti después de que lo llamara Gordito. Y fue el tobillo hecho maceta en Trigoria y el jueguito con la pelota de gol o de tenis en el Babson de Boston. Y fue la Bombonera. Y el Camp Nou, Y Wembley. Y el Azteca. Y fue el departamento de la calle Franklin. Y fue la clínica Cantegril de Punta del Este, cuando casi se va antes de tiempo. Y fueron las mujeres. Y los hijos. Y la tele. Y los diarios. Y el dinero. Y los árabes. Y aquel partido con Menem, también en Liniers. Y fue la lengua filosa que hizo que Pelé debutara con un pibe y que Macri fuera el Cartonero Báez antes de que los goles de Palermo lo iniciaran en el camino a la Presidencia. Y fueron reyes. Y fueron Papas. Y fue Fidel. Y fue Cristina. Como si fueran lo mismo. Para Diego sí, aleph trotamundo.

En algún lugar, hoy Maradona mirará sus dos relojes a la hora exacta en que doña Tota gritó en el hospital Fiorito y papá Chitoro lloró, solo y en silencio en algún pasillo. Quizá llore él. En algún lugar, en todos los lugares, hoy, cuando Maradona sople velitas, cada uno de cada quién de nosotros nos acordaremos quienes éramos, qué hacíamos la tarde de Dallas, en la del crepúsculo del Olímpico o en las mil y una noches en las que nos mostró que el mundo era un bello sitio. Y entonces, en la soledad más absoluta, soplaremos velitas imaginarias, nos felicitemos por ser sus contemporáneos y encontremos un justificativo más a nuestras vidas en este valle de lágrimas repitiendo frente al festejo: “Ho visto Maradona”.

Fuente: Clarín