Miércoles, 03 Junio 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 26 Febrero 2019 02:49

Los juegos de la imaginación: sobre la enorme saga de Game of Thrones

Por Juan Carlos Carta

Nadie, en los 70, podía prever que aquel joven George R.R. Martin, autor de novelas cortas de ficción y terror, años después se transformaría en un narrador prolífico y millonario.

Es más, durante un buen tiempo de su vida, George se desmoralizó debido a la mala racha que lo acompañaba en sus proyectos de escritura y programas de TV. Por eso decidió un día viajar a Nuevo México, donde comenzaría nuevamente la labor de escritura que lo llevaría a concluir la primera parte de Juego de Tronos (Game of Thrones 1996) que pronto lo lanzó a la fama mundial.

Con un éxito casi inmediato, la saga, que indaga en un mundo medieval de fantasía, que posee tanto de la lección de Tolkien, como así mismo de un asiduo estudio de todo lo escrito por el gran bardo Williams Shakespeare, recrea la vida de diferentes casas de poder como la de los Stark en Invernalia y los Lanister en Desembarco del Rey y también de la vida en la Guardia de la noche. A esto hay que agregar un mapa fabuloso con una serie de sitios ideales para la aventura y la intriga. Decir que a George Martin la suerte le cambió, es poco. Pronto sus novelas fueron vendidas en todo el mundo y así, llegó el proyecto televisivo de la mano de la cadena de TV HBO.

Con siete temporadas exitosas, Game of Thrones, se posiciona como uno de los productos de tv más vistos en la historia de las series. Creada por David Benioff y D. B. Weiss, la serie cuenta la lucha de las distintas casas por el Trono de Hierro. Con personajes complejos, cuyo autor y guionistas no dudan, a veces, en matar (aún a los protagónicos), la historia ahonda en sus psicologías, en sus características, que muchas veces nos hacen recordar a aquellos personajes de los dramas históricos de Shakesperare.

En algún comentario anterior de esta columna, hacíamos referencia a las bondades que otorgan las series en cuanto al tiempo y desarrollo de los personajes. Game of Thrones tiene justamente esta virtud, además de magnificas tramas y subtramas. Creando un friso de un medioevo fantástico, conviven en ella reyes y matareyes, dragones y zombies, enanos y princesas.

Hoy, cuando la televisión ha superado muchas veces al cine en cuanto al desarrollo de la técnica, cuando se cuenta con un equipo de guionistas, cuando se entiende que se trabaja para un producto masivo, podemos decir que hay en ella verdaderos universos de entretenimiento. Hoy también podemos decir que son estos productos los que dejan mayores ganancias para todos aquellos que los producen y participan. Pero fundamentalmente el que gana es aquel televidente que tiene la posibilidad de acceder a estas historias cuya influencia son los grandes textos de Tolkien o los dramas isabelinos, como es el caso de Game of Thrones.

Vale la pena por lo tanto ver las siete temporadas completas de esta serie que está considerada por la crítica como una de las mejores de todos los tiempos. Y esperar por una próxima y última temporada, que comienza el 14 abril de 2019, y que deparará, sin dudas, asombro y virtuosismo para un final de saga que, desde un principio, brilló como una de las mejores series en la historia de la TV.