Domingo, 07 Junio 2020
El tiempo - Tutiempo.net
Martes, 04 Febrero 2020 13:44

Buenos Aires: bonistas tuercen el brazo a Kicillof que pagará el vencimiento

Por Candelaria Botto

El gobernador de Buenos Aires anunció la reestructuración de la deuda. No pudo alcanzar el 75% de adhesión a la propuesta y para evitar el default paga el primer vencimiento.

El pasado 26 de enero el bono Buenos Aires 2021 (BP21) debería haber pagado 250 millones de dólares de capital y otros 27 millones de dólares en intereses. Sin embargo, las negociaciones que se venían anunciando desde la asunción de Axel Kicillof, y se concretaron desde el 14 de enero, no llegaron a buen puerto y para evitar el default se pagó lo adeudado.

La negociación

El período de gracia que permite el BP21 se terminaba mañana y ya no existía entonces un plazo que extender para que el 75% de los tenedores aceptara la propuesta de la provincia de Buenos Aires, que mejoró fuerte su propuesta este lunes pero no llegó a convencer a los bonistas.

La primera oferta, la del 14 de enero, proponga postergar el pago de 250 millones de dólares de capital hasta mayo. La oferta se incrementó en una segunda instancia, cuando ofrecieron adelantar el pago de 5 millones de dólares en intereses (correspondientes a los 4 meses de demora en el pago del capital). Al no lograr el consenso necesario, este lunes sumaron pagar el 30% del vencimiento, unos 75 millones de dólares. Tampoco alcanzó. Algunos especialistas aseguran que la propuesta fue buena, pero llego tarde.

Evitar el default a toda costa

Lo que es claro es que se quiso evitar la suspensión de pagos, más conocido como default, y tiene que ver con los costos que esto generaría. Los BP21 fueron emitidos bajo ley extranjera, es decir que tienen la cláusula de cross default. Esto implica que si ese bono no se paga, entonces todos los bonos que tengan esa cláusula entran en default. Es decir, se entra en casi total default ya que más de tres cuartas partes tienen esta clausula.

A su vez, estar emitidos bajo ley extranjera implica que de darse la suspensión de pagos, los acreedores pueden reclamar el pago adelantado del capital e intereses del bono. Esto sería especialmente preocupante ya que las finanzas provinciales no podrían hacer frente a semejante reclamo.

La provincia de Buenos Aires y la insostenibilidad de la deuda

Sin embargo el problema está lejos de resolverse. En el primer semestre de este año vencen más de 2 mil millones de dólares. En este sentido, Kicillof anunció que se publicará la reestructuración de la deuda externa para atender al resto de los pagos. A su vez, con este pago la provincia queda con cuentas restringidas que puede complicar el pago de gastos corrientes (principalmente salarios).

Se podría pensar en que la Nación pase fondos, y tal vez sea la respuesta, pero en el marco de negociaciones por la deuda externa esto no sería bien visto por los acreedores, ni el resto de las provincias que se encuentran en una situación similar. La luz es que la negociación de la provincia quedará alineada a la de Nación, como anunció Guzmán, lo que permite pensar una coordinación aceitada para enfrentar los vencimientos de la deuda.